miércoles, 8 de enero de 2014

Jesé Rodríguez será titular

Como Neymar o Cristiano Ronaldo, Jesé Rodríguez es de esos jugadores que causan rechazo a primera vista. Sus extravagantes viseras, sus peinados y su ademán gangsta al andar no gustan al espectador, que tiende a prejuzgar. Pero detrás de ese aspecto frívolo y provocativo se esconde un trabajador honesto y concienzudo. Le sobra modestia para ser consciente de que en el Real Madrid es sólo un jugador más. Ésa es la clave para que siga creciendo como futbolista.

Mucho se le criticó cuando al final del curso pasado el canterano reclamó en la prensa un mayor protagonismo. Quizá se precipitó, pero exigió lo que era suyo por derecho. Esos mismos que veneraban a un entrenador poco amigo de los tópicos y alérgico a los circunloquios, sentenciaron al joven futbolista acusándole de falta de humildad. Si bien Mourinho le hizo debutar con el primer equipo (tenga usted claro que se colgará esa medalla), no es menos cierto que nunca confió en él. Jesé se quedaba fuera de las convocatorias sistemáticamente y se desfogaba cada fin de semana con el Castilla, en una división que se le quedaba pequeña, como demostraron sus veintidós goles sin jugar de delantero centro.

Sin embargo, Carlo Ancelotti está confiando progresivamente en el extremo canario. Le cuesta contar con él de inicio (no ha sido titular en liga), pero suele ser un cambio habitual en las segundas partes. Ante el Celta fue el factor que iluminó el gris partido madridista. Participó constantemente en el juego y desbordó por la banda, siendo el autor de la asistencia en el gol de Benzema. Incluso pudo marcar el segundo tanto del partido, pero su remate pecó de candidez. Sólo Casemiro y Mesut Özil (!) han jugado menos minutos que él en liga, pero con sus dos goles y tres asistencias se sitúa a la altura de otros compañeros que han disfrutado de más oportunidades.

Ha conocido el lado oscuro del fútbol. Ha viajado con el equipo para después ver el partido en la grada. Ha seguido trabajando. Es consciente de lo que representa el Madrid y nunca se acomodaría la entrepierna al ser sustituido. Por esto y otros motivos tiene que acabar siendo titular en el Madrid. Por su velocidad, su desborde y su capacidad para definir. Por su talento y su entrega. Porque se identifica con unos colores (esto no abunda en el Bernabéu). Porque celebró el gol de Benzema como si lo hubiese marcado él mismo, algo que sus compañeros no acostumbran a hacer. Porque la afición le quiere. Por su descaro. Y porque es canterano.



Apunte para el lector crítico y observador: Ya puede dejar de hiperventilar, pues un servidor también ha caído en la cuenta de que, para que entre Jesé en el once titular, otro jugador ha de salir. Puede estar usted tranquilo, la propensión a las lesiones de Gareth Bale será el mejor aliado del canario esta temporada. Llegarán sus oportunidades.

No hay comentarios :

Publicar un comentario