miércoles, 6 de noviembre de 2013

El dedo en el ojo: Nadie puede con Villa

Uno de los rasgos característicos de España como país es el de despreciar al producto interno para elogiar constantemente todo lo que viene de fuera. En el fútbol, como no podía ser de otra manera, ocurre exactamente lo mismo. La prueba más evidente es el delantero asturiano David Villa, máximo goleador de la selección española, ganador de todos los grandes títulos futbolísticos y uno de los máximos goleadores históricos de la liga española.
Villa ha sido despreciado desde que comenzó a darle patadas a un balón. La prensa ha generado dudas en torno a él de forma constante y le ha forzado a tener que reivindicarse y demostrar su valor partido a partido. El asturiano, lejos de venirse abajo ante esta presión, siempre ha respondido en el campo. Sin embargo, su mala época en Barcelona hizo que muchos le dieran por muerto y enterrado cuando llegó a las filas del Atlético. Incluso muchos seguidores colchoneros desconfiaron del fichaje del Guaje por su edad. Desde los medios de comunicación había una campaña en contra del asturiano que no podía dejar indiferente a nadie.
Pero ahí estaba Villa, dispuesto a volver a demostrar, una vez más, la categoría que tiene. Su racha con el Atlético no sólo le da alas al equipo en su lucha con el Barcelona, sino que sirve como reivindicación definitiva de uno de los mejores delanteros españoles de la historia de la liga, le pese a quien le pese. Sus 177 goles en Primera demuestran que Villa es uno de los grandes y su racha actual invita a pensar que seguirá aumentando sus registros. Una pena que, una vez más, se le menosprecie por ser de aquí y no tener un apellido más exótico.


Pablo Incausa García

1 comentario :

  1. Curioso, esta opinión me recuerda a la situación que sufrió el más grande. Al 7 de España, ese que algunos decían que no era nadie, un matao...Y parece que ahora, los que en su momento ridiculizaron al eterno capitán, piden respeto por Villa.

    ResponderEliminar