sábado, 2 de noviembre de 2013

El dedo en el ojo: Cristiano vuelve a perder su oportunidad

Que Cristiano Ronaldo es uno de los grandes futbolistas del momento nadie lo duda. Además, su capacidad de sacrificio, su esfuerzo, sus horas de entrenamiento en solitario y su constante trabajo por mantenerse en perfectas condiciones físicas evidencian que es un gran profesional. Sin embargo, él mismo es incapaz de hacer ver toda esa profesionalidad, todo ese sacrificio, creando a su alrededor una polémica constante que le acompaña desde que empezó a despuntar en Manchester.

Esta semana el tema polémico han sido las declaraciones de Blatter sobre este futbolista. Nada excesivamente grave, pero el circo mediático de las figuras futbolísticas se ha encargado de magnificar un hecho anecdótico. Cristiano, una vez más, ha sido incapaz de dejar correr el agua y, como un toro bravo banderilleado, ha entrado al trapo que le agitaban en la cara.

Su primera respuesta, la de la ofensa a él, al Real Madrid y a Portugal, es claramente desmedida teniendo en cuenta el gesto de Blatter. Muy delicados deberían ser lo portugueses para considerar este hecho como un agravio nacional, y lo mismo los seguidores merengues.

Pero por si fuera poco, el luso quiso celebrar un tanto haciendo un saludo marcial en clara referencia a lo dicho por Blatter. Y ahí es donde definitivamente dejó pasar la oportunidad de quedar como un caballero y olvidar el comentario del dirigente de la FIFA. Como no hay más desprecio que no hacer aprecio, si el portugués hubiera estado callado, el mismo Blatter habría quedado en evidencia. Pero con las respuestas, entrando en el pique, vuelve a centrar la polémica en su figura, creando dos bandos; el de los que apoyarán su respuesta y el de los que comprenderán que el personaje, al igual que Blatter, se retrata a sí mismo con este juego de provocaciones con las que, desde luego, no va a conseguir ofrecer una mejor imagen.

Así pues, Cristiano ha vuelto a dejar pasar otra oportunidad de ser prudente y mejorar su imagen, respondiendo a una provocación con otra del mismo nivel sólo del agrado de sus más fervientes seguidores.

Pablo Incausa García

No hay comentarios :

Publicar un comentario