miércoles, 16 de octubre de 2013

Maletas con destino Brasil

Nada más y nada menos que cuatro años. ¡Perdón! Nada más y nada menos que tres años, tres meses y cincos días (las 20:30 marca el reloj cuando empiezo a dar vida a estas líneas) desde que España jugara el partido más importante de su historia. Aquel 11 de julio de 2010 todos los españoles abandonamos nuestros males, nuestras penas y preocupaciones para sentarnos ante el televisor expectantes de un final que jamás hubiésemos imaginado. España iba a ser Campeona del Mundo. Aquel trofeo que pensábamos pertenecía a Brasil o a Alemania, ya que eran los únicos países que veíamos levantar esa bonita escultura por la tele, era nuestro. Aquello se acabó aquel día en el impresionante Soccer City.
Aún se me ponen los pelos de punta cuando revivo aquel gol de Iniesta que supuso uno de los momentos más felices de mi corta vida. Casi cuatro años después de aquello, podemos decir: “Estamos clasificados para otra Copa del Mundo”. España logró anoche su pase matemático a la fase final del próximo Mundial de fútbol que se celebrará este verano en Brasil.
Tras el 2-0 de anoche, La Roja está dentro del selecto grupo de combinados nacionales que pasaron como primeros de grupo y que esquivan la peligrosa repesca. A excepción de Francia, Portugal y la siempre guerrera Uruguay, el resto de selecciones “grandes” ya tienen el pasaporte preparado para la ciudad de la samba. Brasil 2014 puede ser el campeonato de campeonatos. Aquel en el que lo más selecto del panorama futbolístico internacional se reúna en torno a un balón.
Con la clasificación en la mano y tras casi 24 horas después del choque ante Georgia es hora de sacar conclusiones en frío. Nada de decisiones precipitadas. Don Vicente tiene que empezar a ordenar sus ideas y, poco a poco, ir dando forma al equipo que nos acerque a la gloria. La fase de clasificación no da para muchas variaciones en cuanto a lo táctico o en cuanto a la idea de fútbol que España va a llevar a Brasil, pero sí da pistas de los nombres que el seleccionador nacional puede llevar.
En la portería las dudas parecen disipadas. Casillas es el capitán, el número 1, el pasado y presente de España. A pesar de ello, la temporada aún es larga y la falta de minutos en el Real Madrid puede hacer que el de Móstoles vea peligrar su cuarto Mundial. Junto a él, Víctor Valdés y Reina serán los teloneros de lujo. El meta del FC Barcelona podría afrontar con garantías la titularidad del combinado nacional sin que echáramos de menos a San Iker. Es triste, aunque consuela por otra parte, saber que otros grandes guardametas se quedarán fuera de la lista de 23 jugadores solo porque los tres mencionados son fijos, por tradición, con Del Bosque. Dos destacarían por encima del resto: Diego López, la pesadilla de Iker Casillas en el Madrid este año; y David De Gea, titular en el ManU.
La línea defensiva es otra de las posiciones en las que menos dudas existen. A la espera de la recuperación de Puyol, el niño de lo ojos del técnico salmantino, pocas variantes se esperan en la zaga. Una de ellas puede ser la inclusión del joven lateral del Sevilla, Alberto Moreno. Anoche fue de lo mejor que se vio sobre el terreno de juego del Carlos Belmonte y su perfil gusta más que el del gunner Nacho Monreal. El andaluz sería el recambio perfecto, por similitudes en el juego, de Jordi Alba, fijo en el once de España. Junto a ellos, los Ramos, Piqué y Arbeloa, serán casi seguro parte de la lista. Las dudas vienen con jugadores de segunda fila como Iñigo Martínez, Albiol y veremos si Carvajal o algún otro de la sub. 21.
En la media es donde España encuentra su overbooking. Lo que para otros países como Italia, Inglaterra, Francia o incluso Brasil es un problema, en España nos sobran centrocampistas. Xavi, Iniesta, Isco, Koke, Mata, Navas, Silva, Fábregas si lo alejamos de su “falso 9” o Busquets son algunos de los nombres que pueden estar sí o sí en la lista final. Y de entre tanto talento, otra de las conclusiones que se pudo sacar anoche ante Georgia es la importancia de Busi. Talento y trabajo en una misma persona. El centrocampista del Barça es el eje del juego de la selección. Anoche realizó otro de tantos grandes partidos a los que ya nos ha acostumbrado. El de Sabadell se consolida partido tras partido como la pieza clave en la estructura del juego. Es capaz de robar, atacar y desatascar un encuentro con tan solo un toque. Junto a él parecen fijos los arriba mencionados, aunque otros como Cazorla, Alonso, Pedro o Mario Suárez cuentan con muchas opciones para ir a Brasil. Todos quieren, pero nada más que 23 pueden entrar en los planes del mister.
Y aquí viene el debate. ¿Quién será el delantero de España en Brasil? Curioso debate, cuando el nombre que más suena pertenece a aquel por el que se pelean las dos favoritas para hacerse con el título. Diego Costa sí, Diego Costa no. Al delantero del Atlético de Madrid solo le quedarán los amistosos que se jueguen antes de la cita mundialista para decidirse por una de las dos elásticas. La canarinha de Scolari, más vertical, más vistosa, más “gambeteadora”; o el toque y la posesión de La Roja de Del Bosque.
Elija lo que elija, nombres tiene España para luchar por todo. Anoche vimos que Negredo presentó sus credenciales para ser el 9, sin duda la mejor de las opciones, pero muchos otros serían una elección más que acertada para formar en el ataque. David Villa, Fernando Torres, Soldado, Llorente o Michu estarían por delante del resto de delanteros nacionales.
La cuenta atrás ha comenzado. Los días, las semanas y los meses se empiezan a hacer eternos para todos los amantes de este deporte. Las ganas de que el balón eche a rodar en otro Mundial son más y más grandes por momentos. España, este año también, estará entre las favoritas para hacerse con el mayor reconocimiento futbolístico por segunda vez consecutiva. Esperemos que elija lo que elija Don Vicente del Bosque sea para un mismo fin: hacernos campeones del Mundo.

1 comentario :