martes, 20 de agosto de 2013

El dedo en el ojo: Vuelta a empezar

Hola, lectores, bienvenidos a esta nueva sección que, de forma algo diferente, sustituye a tirando del hilo. Es, por así decirlo, su hija ilegítima. Nadie sabe nada del padre. Y qué mejor momento para nacer, para empezar, que de la mano de una nueva temporada de liga. Una nueva temporada que, desde la primera jornada, ya hemos visto todos.

Otra vez lo mismo, el mismo coñazo, las mismas polémicas y el mismo guión. Parece que la liga española se asemeja cada vez más a un culebrón sudamericano. Mujeres guapas, malvados malos malísimos, escenas sin sentido encadenadas en las que una música deleznable indica que algo va a suceder: José Juan acaba de ponerle los cuernos a su hermano Luis Manolo con su novia Ana Marta. Pues la liga es igual. Vista una temporada, vistas todas.

Hace años una goleada por 4-0 era algo que no se veía todos los días. Ahora, en la primera jornada, el Barcelona mete la pelotita siete veces en la portería del Levante. Y sin despeinarse, oiga. Ni siquiera Nacho Vidal la mete tantas veces en una de sus películas, y eso que en esas películas la cosa está hecha.

Y por el otro lado, lo mismo. El Madrid jugó un partido ramplón ante un combativo Betis. ¿El resultado? El de siempre, una genialidad y los tres puntos quedan en casa. Qué tiempos aquellos en los que un modesto ‘rascaba’ algo en el Bernabéu o el Camp Nou. Ahora visitar esos campos, para cualquiera, es como recoger el jabón en las duchas de la cárcel; te van a dar por detrás. Porque el resto de equipos, actualmente, son sólo comparsas, pequeñas ratitas bailando al son de los dos flautistas de Hamelín.

Y lo peor son las aficiones. “Oye, oye, que yo soy de tal o cual equipo”. “¿Has visto su partido?” “No.” “¿Has visto el partido del Real Madrid o del Barça?” “Sí.” Pues qué esperas, majete.

Sinceramente, creo que se podrían hacer dos cosas. La primera, que los equipos que jueguen contra Madrid y Barça salgan con juveniles, total, la paliza está asegurada. Hay más emoción en un partido de los Globetrotters. Así los chavales debutarían y saldrían por la tele, el equipo no gastaría recursos en una guerra inútil y los Cristiano, Messi, Neymar y demás podrían lucirse, hacer filigranas y cosas así.

La segunda, darles el trofeo de liga directamente a Barça o Madrid, disputado a doble partido, y luego empezar a disfrutar de la competición de verdad, la de las sorpresas, la de la lucha sobre el césped, la de la emoción y la igualdad entre los competidores.

Pero tengo la sospecha, la triste sensación, de que vamos a tener una liga a dos velocidades durante unos cuantos años más. En fin, por lo menos veremos goles y espectáculo. Disfrutadlo.

Pablo Incausa García

2 comentarios :

  1. Menuda estupidez. Los que os leemos con frecuencia buscamos algo serio, no una nota que compare al Barça con la p**** de Nacho Vidal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradecemos tu interveción, Nicolás, y la confianza que depositas siempre en nosotros. No obstante, nos gustaría aclararte que esta nueva sección busca precisamente eso; salirse de la línea habitual de Minuto 91. Es una visión irónica y quizá algo impertinente del panorama futbolístico a cargo de nuestro colaborador Pablo Incausa.

      Gracias de nuevo por tu confianza.

      Eliminar