miércoles, 12 de junio de 2013

Vender o morir

Sevilla vuelve a llorar la marcha de uno de sus buques insignia. Jesús Navas abandona la disciplina del club andaluz para afrontar el reto que supone llegar al Manchester City. El de Los Palacios llega a un equipo que aspira a todo tanto en  como en la Premier como en Europa. Su fichaje por los citizens deja en las arcas sevillistas 20 millones de euros que ayudarán a paliar las deudas que los de Nervión tienen con la Agencia Tributaria.
Resulta extraño que un club como el Sevilla CF, buen vendedor durante años, esté inmerso en la grave crisis que vive el fútbol español hoy en día. El fisco se posiciona como el peor de los rivales para los conjuntos de nuestra competición, siendo el principal “afectado” de los multimillonarios fichajes que las entidades de la Liga BBVA hacen cada año. En los últimos datos presentados por el Gobierno, la cuantía asciende a 752 millones de euros, siendo en Primera División la categoría en la que más dinero pierde, mejor dicho no gana, la Agencia Tributaria (489 millones).
De entre todos ellos, destacan las deudas de equipos como el Atlético de Madrid (155 millones), el FC Barcelona (48 millones), Betis (35 millones) o los 33 del recién descendido RCD Zaragoza. Bendita deuda de la que aquí hablamos, siempre sabiendo que éstas cifras son las presentadas por los clubes. Poco parece comparado con los 49 millones de euros que deben en Sevilla. Esta cifra sorprende más si cabe cuando en los últimos años Del Nido, máximo exponente del club andaluz, ha comprado y vendido a precios muy diferentes.
Al igual que ocurre en otros clubes de Europa como el Oporto, uno de los mejores negociantes de nuestra época, la filosofía de fichar muy barato y vender muy caro siempre acompañó al conjunto andaluz. Los culebrones veraniegos en los que se veía, forzosa o no tan forzosamente, el equipo sevillista eran un verdadero quebradero de cabeza para aquellos que se sentaban a negociar con Monchi y compañía.
Parece que los años y las ventas multimillonarias que fueron saliendo de allí, no han servido para que Del Nido depurara las cuentas. Año tras año hemos sido testigos de cifras desproporcionadas, nada que ver con las de los movimientos actuales, que siempre tenían como protagonistas a efectivos sevillistas. Dani Alves, Baptista, Poulsen, Sergio Ramos o el propio Navas, entre otros, han salido del Sánchez Pizjuán por un precio muy distinto del que les convertiría en su día en jugadores del Sevilla.
El actual lateral del FC Barcelona llegó a la disciplina culé por el importe de 35,5 millones de euros, cuando el Sevilla adquirió sus derechos por tan solo 850.000 euros del Bahía brasileño. Julio Baptista abandonó junto a Sergio Ramos el barco andaluz para viajar al Real Madrid en el año 2005. Ambos jugadores supusieron al club blanco un montante aproximado de unos 60 millones, cuando el brasileño llegó del Sao Paulo al Pizjuán por tres millones y el de Camas creció junto al Nervión. Otros como Poulsen que llegó libre y se fue dejando 10 millones se unían al selecto grupo de ventas VIP del Sevilla.
Navas se va y veremos quién sigue al menudo extremo diestro. Negredo, Rakitic o Babá están en el listado con el que trabaja la directiva para dar salida a jugadores que pueden salvaguardar el futuro del conjunto hispalense. Con la salida del futbolista de Los Palacios, el club de sus amores dice adiós al único que quedaba de aquella plantilla que elevó al Sevilla a la categoría de grande de nuestra liga y de Europa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario