sábado, 11 de mayo de 2013

El Athletic puede cobrarse el fichaje de Aduriz

Hubo tiempos mejores. El Mallorca disputará el partido de esta tarde ante el Athletic de Bilbao en un ambiente cargado de pesimismo. La pesada losa que supone estar último a cuatro puntos de la salvación, con solo cuatro jornadas por disputar, supondrá una presión asfixiante en la cabeza de los jugadores antes de saltar al campo. A la memoria de los aficionados del Mallorca vendrán aquellos años en los que su equipo se codeaba con los clubes de mitad de la tabla hacia arriba, optando incluso a posiciones europeas.
Esta tarde se verá las caras con un Athletic que quiere sentenciar su permanencia a costa de hundir en el hoyo a su rival. Hoy San Mamés puede cobrarse la deuda de 1,2 millones de euros que aún debe el conjunto bermellón por el fichaje de Aduriz hace cinco temporadas. En su día, el Mallorca no pudo afrontar la totalidad de los cinco millones de euros que costó el jugador vasco, quedando anulado el pago de dicha cantidad en el momento en el que se acogió al concurso de acreedores.
Sin ser matemático, una victoria de los leones dejaría casi en Segunda División al club balear. Las piernas de los Hemed, Pina, Dos santos y compañía pesarán más de lo normal. El miedo a perder estará muy presente sobre el césped del moribundo San Mamés. Penúltimo partido de los leones en su casa, en el hogar que le acunó durante casi un siglo (21 de agosto de 1913). Por allí pasaron nombres para el recuerdo, sobre sus cimientos se vivieron noches mágicas, remontadas de infarto y victorias de las que crean afición. Lástima que los últimas imágenes oscurezcan tanto la historia de un clásico de nuestra liga. San Mamés hoy llora tan amarga despedida.
Los pupilos de Marcelo Bielsa buscarán dar una alegría a su afición. No se puede decir que el conjunto rojiblanco haya hecho los deberes a tiempo. Porque las comparaciones son odiosas, porque venían de hacer una temporada casi perfecta, porque probablemente uno de sus jugadores emblema se marchó y, quizás, porque el otro dijo que tomaría el mismo camino, este año no ha sido el del Athletic. La marcha de Javi Martínez al Bayern de Múnich y el destierro de Fernando Llorente afectaron y mucho a una disciplina que había sido ejemplar en el curso anterior. La revolución Bielsa desestabilizó a un banquillo que hoy buscará cerrar un año para olvidar.
Enfrente estará un Mallorca que se juega la vida. A los de Manzano solo les vale ganar para ir escalando poco a poco en su lucha por alcanzar la decimoséptima posición. Betis, Atlético de Madrid y Valladolid será el camino que, tras el partido de esta tarde a las 16:00, le quedará por recorrer al club bermellón. Tarea prácticamente imposible la que le queda.

No hay comentarios :

Publicar un comentario