domingo, 19 de mayo de 2013

Charles: "Desde hace años sueño con jugar en Primera"

Pontevedra, Daniel Gálvez Argibay. Minuto 91 entrevista al máximo goleador de la Liga Adelante, el delantero hispano-brasileño Charles Dias, que suma 23 dianas en 36 partidos con la UD Almería, que actualmente es el cuarto clasificado, a tan sólo dos puntos del ascenso directo a la máxima categoría del fútbol español.

Como sus goles, la tardía eclosión de Charles Dias (Belem, 1984), es fruto de su pundonor y tenacidad. Aterrizó en España en el verano de la temporada 2004/2005, enrolándose en las filas del Pontevedra C.F, donde a pesar de sus tantos y asistencias, no pudo evitar el descenso de categoría. Por compromiso, y pese a tener varias novias de Segunda División, Charles decidió quedarse en Pontevedra durante cuatro temporadas más, en todas tratando frustradamente de recuperar la categoría de plata. Allí, en la ciudad del Lérez formó junto con sus dos primos brasileños, Yuri e Igor de Souza, la conocida “familia del gol”, que se convirtió durante varias campañas en la tripleta atacante más goleadora de toda la Segunda B, con un Charles, cada día más maduro.

Tras su frustrado fichaje por el Albacete en el año 2007 tras no superar el reconocimiento médico, Charles regresaría a Segunda División en la temporada 2010/2011, fichando por el Córdoba C.F., que llevaba mucho tiempo detrás del futbolista brasileño, y se lo llevó libre de contrato del Pontevedra. Fue entonces cuando por fin se volvió a ver brillar en la LFP a un Charles que, en dos temporadas, anotó 24 goles y se convirtió en el auténtico ídolo de la afición cordobesista por su garra e implicación con el club.

Hoy, a sus 29 años, Charles vive el momento más dulce de su carrera. Este pasado verano, Javi Gracia -que ya había entrenado al futbolista brasileño en el Pontevedra- , pidió expresamente su fichaje para el nuevo proyecto deportivo de la U.D Almería de lograr el ascenso a Primera División. Y Charles le ha devuelto con creces la confianza depositada, convirtiéndose en pichichi en solitario de la Liga Adelante con 23 goles y aupando a su equipo a los puestos que dan acceso a disputar el play-off de ascenso.
Ahora sólo queda un sueño para Charles: debutar en Primera División, y a ser posible vestido de rojiblanco.

Hola Charles, ¿Podrías decirnos cuál es tu sueño no cumplido a nivel futbolístico?
El sueño de todos es llegar a Primera División, y este sueño sigue siendo el mismo desde hace años. Llevo bastante tiempo detrás de esa ilusión y siempre entreno con la mirada puesta en Primera y voy a luchar hasta que lo consiga. Ojalá esta temporada pueda tener el premio, aunque tampoco me obsesiono. Sería muy importante para mis amigos y para mi familia verme jugar en Primera, ver mi trabajo reconocido en la mejor Liga del mundo.

¿Eres del Real Madrid o del Barcelona? ¿Te ves jugando en alguno de estos dos equipos?
No quiero decirlo, mis amigos sí que lo saben, pero me lo guardo para mí. Jugar en Barça y Madrid es algo que no veo imposible pero son equipos que creo miran otro tipo de jugadores.

¿A qué futbolista admiras más de Primera División?
Cristiano Ronaldo y Messi son dos jugadores impresionantes. Xavi, Iniesta, Xabi Alonso… Hay muchos. Sobre todo los dos primeros, que están por encima del resto.

¿Te obsesionas con el gol?
No, en todos los equipos que jugué estuve 5 jornadas o más sin marcar gol, y siempre seguía jugando igual, sabía que siempre iba a llegar la oportunidad. Si una persona se obsesiona con el gol es malo para el delantero. Intento trabajar siempre fuerte todos los días para ser mejor jugador y persona.

Muchos de tus goles son de chilena. ¿Es algo que entrenas?
Siempre me gustó hacerlo, siempre que estoy de vacaciones después de las temporadas juego con Igor o Yuri al futvóley en la playa de Oporto, y puede que salga de ahí. Me encanta hacer esas jugadas, en todos los entrenamientos intento un par de ellos y es un recurso que tengo.

Parece que te has adaptado bien a la posición de delantero centro… pero en el Pontevedra jugabas en banda, ¿no?
Sí, en el Pontevedra Alberto Argibay en Segunda me puso de extremo derecho. Después ya en Córdoba Lucas me puso de mediapunta, y desde entonces no he vuelto a jugar en banda. Por el centro es mi posición y la que me gusta más.

¿Fueron demasiado cuatro temporadas en Segunda División B con el Pontevedra C.F. intentando frustradamente conseguir el ascenso?
En todos los veranos he tenido ofertas para salir, pero como tenía contrato y los equipos que me querían no llegaban a lo que pedía el presidente del Pontevedra... El año que llegué hice una gran temporada en Segunda A y tenía ofertas importantes, pero no me dejaron salir. Teníamos un equipazo y pensábamos todos los años que íbamos a ascender. Fueron momentos muy bonitos e inolvidables. No nos faltaba nada, teníamos jugadores muy buenos, cuando jugábamos la Liga éramos un equipo muy fuerte, pero llegamos a los play-off, que eran una lotería, te sale un partido malo y termina la temporada.

¿Crees que estás en tu mejor momento de tu carrera?
Creo que sí estoy en mi mejor momento. Estoy físicamente muy bien, me encuentro muy cómodo y estoy muy contento en Almería. Mi madurez, la confianza que tengo y que el entrenador y los compañeros te apoyen, todo eso es muy importante.

¿Cuál es tu recuerdo más triste?
El más triste fue el tema de la lesión de casi dos años en Pontevedra y cuando me lesioné en Córdoba en la mandíbula. Tras un partido de finales de la temporada 2006/2007, noté un dolor en la tibia, parecía que tenía un cuchillo. El dolor siguió en la siguiente pretemporada y me fui a los médicos. Tenía una fisura en la tibia y me dieron un tratamiento conservador, pero la tibia seguía molestando. Entre medias de eso me fui al Albacete pero al final no pude fichar. Tenía una propuesta de contrato por 3 años, pero en el reconocimiento médico le fue sincero al doctor. Le dije:  “tengo esta lesión y necesito curarme”, pero ellos necesitaban jugadores para entrenar ya. Desde ahí ya sabía que el contrato no se iba a firmar, y volví al Pontevedra. En diciembre decidieron operarme, pero después de la operación seguían las molestias. Estaba muy mal, pensé en dejar el fútbol. Llevaba casi un año entrenando y jugando con dolor. No estaba ni al 15% de mis posibilidades.
Cuando empezó la temporada 2007/2008 seguía con dolor y dije basta, me fui a Barcelona a ver al Doctor Cugat, que me dijo que lo mejor sería operar otra vez, y cuando me dijo eso me vine abajo, me querían poner clavos para consolidar la tibia. Tenía una depresión encima... Fue entonces cuando el futbolista brasileño, Felipe Tigrao, que jugó conmigo en el Pontevedra me dijo: “Charles, si quieres tengo una persona en Brasil que siempre que me vio, me sacó delante de alguna lesión importante”. Llamé a ese doctor y me dijo “Charles no te operes, ven a Brasil 15 días y yo te trato aquí y veo el dolor que tienes”. Hablé con Nino Mirón –por aquel presidente del Pontevedra- y le pareció bien. Y lo que no he recuperado en un año y medio lo hice en 15 días, con un tratamiento osteópata con los dedos. Me desbloqueó todo y de repente noté que estaba perfecto. Estuve en Rio de Janeiro 15 días y volví a Pontevedra con un método de trabajo y tras dos meses ya estaba curado. Después de eso no me ha vuelto a doler nunca más.

¿Con qué entrenador has aprendido más?
He aprendido muchísimo con Lucas Alcaraz y con Paco Jémez, fueron años en los que aprendí muchas cosas. El saber estar en el campo, la madurez que tengo ahora es lo que me diferencia. Las chilenas que hacía en el Pontevedra sigo haciéndolas ahora.

Siempre juegas un poco al límite y a veces tu carácter te ha hecho llevarte más de una expulsión, ¿no?
Sí… en Córdoba me sacaron una tarjeta roja en cada año y este año otra, pero es algo que tengo que mejorar. Muchas veces veo amarillas por tonterías y eso pasa factura también.

¿Con cuántos años piensas retirarte?
No lo sé, ni lo pensé, cuando vea que mi cuerpo no me deja más jugar al futbol, pero todavía quedan bastantes años, me queda mucho futbol. Quería poder volver a jugar otra vez en el Pontevedra. Tengo casa allí, mi mujer es de Oporto, -que está muy cerca de Pontevedra-. Allí pasé seis o siete años muy buenos y me considero un pontevedrés más.

Daniel Gálvez Argibay

No hay comentarios :

Publicar un comentario