viernes, 5 de abril de 2013

Oriol Riera: "En la Cultural Leonesa aprendí cosas que no te enseñan en el Barça"


Cuando hablamos de La Masía, acude a nuestra cabeza la imagen de jugadores menudos de técnica exquisita. Pero Oriol Riera también es Masía. Un delantero clásico, un ariete pre-falso nueve. Un día decidió que, si quería ganarse la vida dando patadas a un balón, debía salir de Barcelona y hacerse un hombre en la Cultural Leonesa, donde el frío le hace a uno endurecer. Aprendió otro fútbol, ése que emplea cada domingo en Alcorcón y que no se enseña en Can Barça. Un atacante tradicional que con su gran corpulencia contiene a los zagueros rivales y por alto condena a los porteros. Calza unas Mizuno. Las Nike Mercurial Vapor no son para un tipo como Oriol Riera (Vic, 3 de julio de 1986).

¿Quién te llevaba de la mano al fútbol cuando eras un niño?
Todo comenzó con la ilusión de mi padre. Empecé entrenando con él y él es quien empezó con todo esto.

¿De quién era esa camiseta que nunca te quitabas para jugar en el recreo?
Nunca fui de tener una camiseta en casa, es más, cuando he debutado con algún equipo siempre he intentado conservar la mía en lugar de cambiarla, nunca he tenido una camiseta especial. Pero como referente, de niño siempre me fijaba en Shevchenko, aunque habiendo tantos jugadores buenos, era difícil decantarse por uno.

El Barça te fichó procedente del Espanyol, ¿te gustaría volver?
Sí, está claro. En el Espanyol pasé dos años y medio, desde Alevín hasta Infantil A, una época muy bonita, muy buena. Conseguimos cosas importantes como la Copa de Cataluña o la Liga, además ganamos al Barça casi siempre. Así que es un recuerdo muy bueno.

Debutaste con el Barça el mismo día que Messi, ¿fue una suerte o una desgracia?
Debutamos en Oporto en un amistoso. Fue un premio al buen trabajo que veníamos realizando en nuestra etapa juvenil, ya que estábamos haciendo un buen año. Luego nuestros caminos se separaron, pero creo que el recuerdo es muy bueno.

Fuiste tú quien solicitó al Barça tu traspaso en 2005. ¿Entendías que el club apostase por hombres como Maxi López o Santi Ezquerro como alternativas a Eto’o?
No, es un tema aparte. Yo renuncié a seis años de contrato con el Barça, pero no tiene mayor importancia. Simplemente decidí marcharme, buscar otro camino porque no todo el mundo puede llegar al primer equipo y triunfar, por eso decidí buscarme la vida.

¿Cómo ve el tema de la Masía un canterano que tuvo que buscarse la vida fuera del FCB?
La apuesta del F.C. Barcelona es la cantera, intentar que jugadores de su cantera acaben en el primer equipo y ésa es la filosofía que llevan desde hace veinte o veinticinco años. Sí que es cierto que de cada ciclo llegan muy pocos arriba y cada uno tiene que intentar buscarse la vida fuera, si no lo haces, al final acabas perdido.

¿Es difícil para un delantero referencia como tú, encajar en el estilo Barça?
Cuando yo estaba en el Barça sí que se apostaba por otro estilo de delantero. En la actualidad se intenta jugar sin punta y muchas veces la función de delantero centro la ocupan los medios o los jugadores de banda. Pero cuando yo estaba era la época de Kluivert y de jugadores más referencia, jugábamos con un único punta y sí que es cierto que en aquel entonces era diferente.

Te fuiste a la Cultural Leonesa en Segunda B. ¿Retroceder para coger impulso?
Era final de verano, el mercado estaba a pocos días de cerrarse y decidí marcharme. Fue mi primer acierto porque pasé dos años muy buenos, crecí muchísimo como futbolista y aprendí cosas que a lo mejor en el Barça no te enseñan.

¿Qué significó Paco Herrera en tu carrera?
Acabé el año con Eusebio en el primer equipo (Celta de Vigo) y la directiva decidió renovarme. Después llegó Paco Herrera y decidió tener otro tipo de delantero y nada más, tuve que aceptarlo y marcharme.

Has ido con la Selección con las categorías inferiores ¿Te ves un día en la absoluta o crees que ya es tarde?
Mi objetivo no es ése porque lo veo muy lejano. Los objetivos hay que buscarlos más a corto plazo y ser más realistas. Lo importante es intentar hacer cosas importantes en Alcorcón.


Tus primeros meses en Alcorcón no fueron fáciles. ¿Cómo viviste las críticas?
¿Críticas? Yo no intuí ninguna crítica. Creo que la afición veía que salía y revolucionaba los partidos, que estaba bien y que podía dar mucho. El club confió en mí y me renovó cuando apenas estaba jugando y al final ese apoyo se está viendo este año.

Alguna vez has declarado que estás loco por jugar en Primera ¿Puede ser la de hoy tu última foto oficial con el Alcorcón si no se consigue el ascenso?
Tengo otro año más y ojalá consigamos jugar en Primera con el Alcorcón y si no, ya veremos. Pero lo importante es centrarse en intentar hacer cosas grandes e intentar subir a Primera.

El Pichichi de Segunda está muy apretado. Tú anotas el 33% de los goles de tu equipo. ¿Te pesa esa responsabilidad?
Para mí esa responsabilidad es un elogio: que el equipo me busque, que sepa que puedo marcar goles y que esté pensando en mí en su faceta más ofensiva.

No obstante, llevas un mes (4 partidos) sin marcar. ¿Crees que tu juego se vería beneficiado con la inclusión de Dani Nieto en el once?
Todos los jugadores son importantes aquí. Hay momentos de la temporada en que quizá me cuesta más marcar, pero bueno, no es la primera vez este año que estoy cuatro partidos sin ver puerta, me ha pasado dos o tres veces más y luego he marcado dobletes. Lo importante es seguir trabajando al cien por cien y los goles vienen solos.

Este sábado recibís al Racing de Quini, ¿te vino bien su salida para coger confianza?
No, el equipo con él estaba fuerte y bien. Él aceptó la suplencia y estaba involucrado con este proyecto, nos daba ese poder ofensivo con sus goles.

Parecía imposible, pero Bordalás ha hecho olvidar a Anquela. ¿Qué ha aportado el técnico alicantino?
Ambición, constancia y el hecho de ver posible un sueño. Ser realistas y ver que trabajando salen las cosas. Bordalás nos ha transmitido un poco más de ambición.

Esto demuestra que el trabajo de la dirección técnica en Alcorcón está siendo ejemplar…
Sí, muy bueno. El club está haciendo en los últimos años un trabajo muy importante de cara a este vestuario. Cuando se ficha a un jugador, antes se habla con compañeros suyos para saber cómo es como persona y así asegurarse de que pueda encajar bien. Somos una familia y ése es el trato que hay aquí.

¿Es inalcanzable el Elche?
Si te soy sincero… creo que sí. El Elche está gestionando muy bien sus partidos. Quedan diez partidos y tendría que haber una debacle para que no subiera. Pero nosotros no tenemos que pensar en el Elche, tenemos que fijarnos en nosotros mismos y en estar bien.

Quedan diez partidos y aún tenéis que jugar ante Elche, Almería y Villarreal en Santo Domingo y ante el Girona a domicilio. Podríamos decir que dependéis de vosotros mismos para mantener la segunda plaza que da acceso directo a Primera División, ¿es ése el objetivo?
El objetivo es ganar todos los partidos, todos los que se pueda y después veremos dónde acabamos y qué es lo que hemos conseguido.

No hay comentarios :

Publicar un comentario