jueves, 4 de abril de 2013

Ese gol

La noche previa, el insomnio, el sueño, los sueños… ese gol. La soledad, el chándal, el paseo, la pasta, la siesta, el sueño, los sueños... ese gol. El vídeo, el autocar, la presión, la música, los nervios, el miedo, la charla, el frío, el calentamiento, las miradas, los gritos, el ambiente. El vestuario, las botas, el túnel, el himno, el balón, el silbato. El primer contacto, el primer fallo, la tensión, el sudor, el rival, el golpe, la falta, el dolor, la sangre, el entrenador, la decepción, lo inesperado, el gol. El compañerismo, la gallardía, la técnica, la velocidad, el pase, la carrera, el gol. Los abrazos, los besos, los aficionados, los cánticos, la ilusión, el asueto. El hielo, el masaje, las órdenes, el agua, los nutrientes, los ánimos, el compañero. La reanudación, la patada, el aullido, la disputa, el Réflex, la banda, el sprint, la defensa, el centro, la delantera, la pared, el rebote... ese gol. La alegría. La experiencia, los cambios, las tarjetas, las protestas, las prisas, los córners, el portero, el árbitro, el final. Los puntos, las llamadas, los mensajes, las portadas, las tertulias. El coche, la cena, el descanso, la calma, la conversación, la caricia, el beso, el cuerpo, el sexo, el sueño, los sueños… ese gol.

No hay comentarios :

Publicar un comentario