miércoles, 10 de abril de 2013

Con Tito, sin Masche, sin Messi, sin excusas

Aún con los pelos de punta y la tensión almacenada en nuestros cuerpos, la Champions vuelve para los nuestros con el partido de esta noche entre el FC Barcelona y el PSG. Tras los encuentros de ayer que dejaron al Real Madrid en semis y al Málaga fuera de ellas en dos choques en los que se decidió todo prácticamente al final, el Barça debió de tomar buena nota del nivel de exigencia que acarrea esta fase de la Champions. El empate a dos de la ida obliga a los de Tito Vilanova a garantizar su portería a cero, aspecto que vistas las circunstancias en las que se encuentra la zaga culé, preocupa y mucho. Pero esta noche no valen las lamentaciones. Están es cuartos de la Liga de Campeones, señores.
Ni Mascherano, lesionado en el partido de ida; ni Puyol, fuera de juego tras su operación; ni Adriano, lesionado; hace que Tito Vilanova tenga en la línea defensiva la mayor de sus preocupaciones. A día de hoy, solo Piqué está en condiciones de jugar en el centro de la zaga y junto a él, las apuestas son de todo tipo. Song no rindió nunca en esa posición, Abidal no está a un nivel físico óptimo como para afrontar un partido como el de esta noche y Busquets, la mejor de las opciones, es muy necesario en la medular. Esta es la realidad que vive el Barça para encarar el vital choque de esta noche en el Camp Nou.
Además de saber quién se alineará junto a Piqué en la defensa, el otro problema que quita el sueño al entrenador blaugrana es Messi. Lo que pase con el argentino esta noche es toda una incógnita. El club ha hermetizado toda la información relacionada con el astro de Rosario. La lesión que lleva arrastrando desde el encuentro del Parque de los Príncipes hace que su inclusión en el once e incluso en el partido, sea todo un misterio. Los avances en esta semana, dicho públicamente en su perfil de Twitter por él mismo, son bastante halagüeños y hacen pensar que al menos estará en el banquillo. Será extraño verle en un choque de este nivel en el banco, pero su sola presencia, su silueta alojada en la recámara de Tito debe de dar miedo al rival. El técnico catalán siempre tendrá su mejor bala guardada por si la cosa se complica. Su sola presencia asusta.
Con todo esto, los blaugrana tendrán todo lo que necesitan, ya hemos visto que no todo, para afrontar el enfrentamiento ante el Paris Saint Germain. Queremos que estén en semifinales de esta Champions. Su papel, como uno de los mejores equipos del mundo, tiene que estar, debe estar en el bombo de este viernes. Aunque el fútbol tiene estas cosas. Un mal partido, una jugada aislada, una decisión arbitral errónea y para casa. No hay que especular con el 2-2 de la ida. El Barça es el Barça y ha de salir a demostrar por qué en los últimos años siempre estuvieron en el bombo de semifinales.
Enfrente tendrán a un PSG ultramotivado. Primero, por las bajas que presenta su rival con respecto al partido de ida y, segundo, por llegar vivos al feudo culé. Hoy les vale con una arreón de esos que Ibra no ha sabido dar en esta Champions y que sí ha demostrado en liga. Con una jugada de Lavezzi o de Pastore o de Moura o de Mènez. ¡Ojo con lo que tiene arriba este equipo! La pólvora de los galos es un punto a tener muy en cuenta. Ahí es dónde ha invertido la directiva del club de la capital francesa y ahí es dónde debe de invertir tiempo Vilanova. Además, el momento de forma de Thiago Silva hace que la retaguardia del batallón francés esté bien resguardada.
Sin duda, el choque de esta noche tendrá motivos suficientes y razones suficientes como para sentarnos a ver el espectáculo que nos ofrece este bello deporte. Anoche fuimos testigos de su grandeza. Lástima que en esta ocasión su “así es este deporte” nos mandara para casa a nuestro Málaga, que anoche fue de todos los españoles. Hoy el FC Barcelona no tendrá excusas. Hay que pasar a semifinales. No estarán todos, quizás no los mejores, pero esto es la Champions y lo bonito está llegando.

No hay comentarios :

Publicar un comentario