miércoles, 6 de marzo de 2013

Mientras hay vida, hay esperanza

La situación no es la mejor, ya que tiene que remontar un resultado muy desfavorable (1-2), pero lo cierto es que el Valencia está capacitado para dar guerra en tierras parisinas. La baja del sueco Zlatan Ibrahimovic puede ser el principal acicate para la moral valencianista.

El ambiente que presentará el Parque de los Príncipes de París no será nada amigable para los intereses españoles. La del PSG es una afición que anima mucho, que se mete en el partido y que es capaz de intimidar a los equipos rivales. Pero, según palabras de Mathieu y Cissokho, también es una hinchada que se viene abajo al primer contratiempo, como podría ser un gol valencianista en los primeros minutos de partido.

El resultado del partido de ida hace que los de Valverde necesiten una diferencia de dos goles para pasar la eliminatoria o ganar por la mínima marcando un mínimo de tres goles. En absoluto es tarea fácil, más aún cuando, hombre por hombre, el equipo francés es superior al español.

Pero hay luz al final del túnel. El Stade de Reims demostró el pasado fin de semana que se le puede meter mano a este equipo. Los de Ancelotti cayeron estrepitosamente con el equipo titular ante el decimosexto clasificado de la liga francesa. Aunque no es menos cierto que será difícil pillar desprevenido al equipo francés en los octavos de final de la Champions League.

El principal inconveniente será que el Valencia tendrá que exponer demasiado, saliendo a por el partido desde el inicio. Tal coyuntura dará la posibilidad al PSG de salir a la contra. Ahí Lavezzi y Lucas Moura cobrarán protagonismo y sus galopadas pueden ser mortales para los intereses valencianistas. La solidez defensiva será primordial si se quiere pasar de ronda. Y tal solidez debe comenzar desde la misma punta de ataque, con la presión en la salida de balón de la defensa francesa.

Mientras los números no digan lo contrario, el Valencia seguirá teniendo opciones de clasificarse. Necesitan dos goles como mínimo. Un hipotético gol del rival no debería condicionar el planteamiento ché. Veremos qué nos depara el partido.

No hay comentarios :

Publicar un comentario