viernes, 15 de marzo de 2013

Martins deja al Levante sin Europa League

A priori puede ser una lectura ventajista de lo que pasó ayer en el estadio Luzhnikí. Pero la realidad es que este Levante adolece de una referencia como la del jugador nigeriano. El despliegue físico llevado a cabo por el delantero en el partido de ida evidenció que por él pasarían gran parte de las opciones del equipo granota para alcanzar los cuartos de final de la Europa League. El disgusto de JIM debe de ser superlativo. A pesar de sus desplantes, el carismático entrenador comprendió que, si querían llegar lejos, Martins debería estar en el once y le perdonó todo. Algo que no supo agradecer el africano, pues abandonó el barco rumbo a la MLS. Con su salida comenzó a perder la eliminatoria el equipo valenciano.

Lo visto sobre el césped fue un soberano tostón del minuto 1 al 180 (contando la ida y la vuelta). Dos conjuntos con más miedo a perder que ilusión por ganar. Levante y Rubin Kazan construyeron su juego desde la defensa, supeditando las ocasiones de gol a momentos de lucidez de Barkero, por el lado español, y de Natcho o Eremenko por otro.

JIM dio la oportunidad a Acquafresca que estuvo desasistido durante todo el encuentro.No fue culpa suya el no disfrutar de ocasiones de gol. Los delanteros dependen en un gran porcentaje de los hombres del centro del campo y la mediapunta. Barkero, más preocupado por destruir que por crear, no conectó en ningún momento con él y el delantero fue un naúfrago. Más acompañado estuvo Rondón, que fue un incordio para la defensa levantina. Keylor Navas fue el culpable de que se llegase a la prórroga con un soberbio paradón a un cabezado del venezolano en el último minuto del tiempo reglamentario.

En la prórroga continuó la seriedad defensiva generalizada. Sólo Rondón pudo deshacer el empate aprovechando un pase milimétrico de Natcho (que realizó una magnífica eliminatoria) que le dejó solo para rematar. En la segunda parte de la prórroga llegó la sentencia del Rubin. Justo después de una gran ocasión de Ballesteros que pudo dar la vuelta a la eliminatoria, Dyadyun aprovechó un error de Diop y batió a Navas poniendo punto y final al sueño levantino.

Como digo Juan Ignacio Martínez en rueda de prensa, el Levante realizó una “brillantísima Europa League”. El Rubin Kazan es un equipo con oficio, que ya se impuso al Atlético de Madrid, actual campeón de la competición. El club valenciano debe intentar alcanzar los puestos europeos para el año que viene volver a emprender el sueño. Sólo seis puntos les separan del séptimo puesto que este año otorga la categoría de equipo europeo. Aún hay tiempo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario