miércoles, 6 de marzo de 2013

Jornada 26: Es difícil ser el rey

El barcelonismo ha vivido tiempos gloriosos. Copas de Europa, Ligas y un río de títulos que han llegado acompañados del disfrute de tumbar una y otra vez a su gran rival sobre el césped. Parecía que las victorias nunca iban a terminar y que las goleadas al Real Madrid iban a ser tan habituales como las discusiones estúpidas entre los ingeniosos pobladores del parlamento. Tan seguro lo tenían los azulgrana que se dejaron llevar, dando por hecho que los éxitos iban a llegar igual que la fruta madura termina por caer del árbol antes o después. Pero era una ilusión que no podía durar. Las victorias deben trabajarse y siempre requieren un gran esfuerzo. Los últimos dos clásicos y el partido de Milán han dejado claro que el Barça ya no es el conjunto con un hambre voraz de victoria. Los jugadores no luchan, no se dejan la piel sobre el césped como han hecho las anteriores temporadas y confían en una genialidad de una de sus estrellas para ganar los partidos. Pero Messi, el crack blaugrana, tampoco está por la labor de partirse el lomo tirando del equipo. Si sale una jugada bien y si no, también. Parece que la desidia y el aburrimiento ahogan a los culés. Desde luego, verlos jugar en estos momentos recuerda a uno de esos partidos de veteranos o a los apasionantes partidos contra la droga, donde brillan estrellas como Maradona. El Barcelona ha cedido su corona por culpa de su poca actitud y escasas ganas de competir. Y es que es difícil ser rey, pero más todavía lo es mantener el reinado.
Pablo Incausa García

No hay comentarios :

Publicar un comentario