miércoles, 13 de marzo de 2013

Champions, punto y seguido de una historia meteórica

¡Aprovechen el momento, señores! Esto pensarán hoy muchos de los aficionados y jugadores que compondrán la noche europea en el feudo malaguista. La ciudad andaluza se vestirá de azul y blanco para disfrutar de un partido mágico. El Málaga puede convertirse en el primer conjunto andaluz que pase a unos cuartos de final de la Champions, siempre y cuando consiga remontar el 1-0 que el Porto FC trae del partido de ida. Quién sabe si los blanquiazules volverán a verse en otra como ésta. Es el momento de disfrutar de un choque que no sabemos si se volverá a repetir.
 
El conjunto portugués llega a La Rosaleda para poner fin al sueño malaguista. Un sueño del que los de Pellegrini se empezaron a despertar en el partido de Do Dragao. Para muchos el Málaga puede no ser un club de Champions, atendiendo a su corta historia y, sobre todo, a su corta historia en la élite europea. 

Si atendemos a su paso por la liga española, el club que ahora dirige el jeque Al-Thani y que disputará esta noche la vuelta de unos octavos de final de la Liga de Campeones, surgió realmente hace tan sólo 21 años. La ciudad de Málaga fue testigo de la desaparición del equipo de su tierra. El CD Málaga se retiró de la competición española con algún que otro récord en sus años de vida (1941-1992), como el de ser el club con mayor número de ascensos y descensos de este país (un total de 11), por no poder afrontar las deudas que contrajo. 

Fue ahí donde tomó el relevo la plantilla que hasta ese año fue su filial, el Club Atlético Malagueño, convirtiéndose en el primer equipo de la ciudad. Pero con ese nombre no consiguió nada más que reafirmarse como un club de Tercera División. No fue hasta 1994, rebautizado ya como Málaga Club de Fútbol, cuando comenzó su escalada meteórica plantándose en cinco años en la máxima categoría del fútbol español, con Joaquín Peiró como técnico y el delantero brasileño Catanha como principal artífice de la machada. Este nuevo Málaga consiguió incluso su primer título europeo, la Intertoto Cup de 2002 aún con Peiró a la cabeza del proyecto. Gracias a este título pudo llegar a los cuartos de final de la UEFA, máxima participación de los blanquiazules en Europa hasta, esperemos, la siguiente ronda de la Champions de este año. 

Historia breve, sí, pero este Málaga cambió su papel. En 2010, asumió con un gran lavado de cara y, sobre todo, con la llegada de Manuel Pellegrini, su nuevo rol en nuestra competición. Desde entonces adoptó paso ligero hacia la gloria que, hasta esta noche a las 20:45 no ha visto el fin. El Porto será un punto y seguido. Todos queremos que sea seguido y no final. Solo el club luso podrá parar la increíble trayectoria de los blanquiazules. Hoy es su noche. La noche para hacer historia, para hacer de un club pequeño uno grande, para que el mundo entero se entere de quién es este equipo que hasta hace nada se paseaba por campos de segunda y tercera. 

El partido será un duelo directo entre dos clubes que, hoy en día, pueden asegurar competir a un mismo nivel. Para mí, el Málaga posee una plantilla que nada tiene que envidiar a la del club más fuerte de la historia de la liga portuguesa. Para pasar la eliminatoria, el conjunto andaluz deberá mostrar sobre el terreno de juego mucho más de lo que nos enseñó en la ida. Es aquí donde deben aparecer jugadores de la talla de Joaquín, Isco o Toulalan. Sin duda, ellos tres son los puntos de equilibrio del club malagueño. Uno, el del Puerto, es el desborde en persona. Su duelo con Sandro en la ida hizo que saliese muy mal parado. Siempre ganó el lateral. Por su parte, Isco y Toulalan deberán asentar el juego de su equipo. El joven español atesora en sus botas tanta calidad que cuando no consigue ponerla al servicio los suyos, estos lo notan y mucho. Eso pasó en Do Dragao y hoy no podrá volver a pasar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario