miércoles, 27 de febrero de 2013

Tirando del hilo copero: El Barça se echa una siesta

Se las prometían muy felices en el Camp Nou ante la visita del Real Madrid. El empate en la ida era un resultado favorable para los culés. Pero al igual que frente al Milán, los azulgrana decidieron echarse una siesta en el momento más importante de la temporada. De nuevo saltaron al campo como si la victoria fuera a caer de su lado por inercia, como si los goles entraran solos sin tener que tirar a puerta. Messi decidió que hoy no le apetecía jugar, Quizás, acostumbrado a ver duros balones de oro por casa, temió lastimarse el pie si golpeaba el esférico que rodaba por el césped. Por momentos, su actitud me ha recordado a los malos de la serie Walker. Están ahí, van de lado a lado, trotan un poco y ponen cara de enfado. Pero nada más. Si Pepe hubiera repartido palos como en otras ocasiones, el símil aún sería más completo, con el defensa blanco encarnando al justiciero ranger texano. Pero si en ataque no hubo intensidad, en defensa los culés parecían monjas, pero en vez de polvorones y galletas secas y pastosas, repartían ocasiones de gol a los merengues. No sabría explicar las causas de este repentino ataque de sueño barcelonista. Seguramente pueda deberse a un exceso de confianza que les hace ponerle menos ganas. Pero lo que está claro es que han decidido tumbarse en la hamaca en el peor momento. De momento han sido eliminados de la Copa y en Champions lo tienen muy negro. ¿Se les llegará a escapar también la liga?

Pablo Incausa García

No hay comentarios :

Publicar un comentario