jueves, 14 de febrero de 2013

RM-ManU, cuando la atmósfera golea al juego

No será ni la primera ni la última vez. Todas las circunstancias que envolvían el partido del Santiago Bernabéu nos hacían pensar que veríamos un espectáculo que sería recordado durante años. Cuando dos escudos pesan más que nunca, el verde desprende más aroma a fútbol que de costumbre, y el público mantiene sus expectativas por las nubes, la tensión propia de un partido de octavos de final de Champions League acabó imponiéndose por goleada al juego desplegado por Real Madrid y Manchester sobre el césped de Chamartín.
Quizás la historia de ambos conjuntos y la atmósfera de partido no grande, sino enorme, nos hicieron esperar acontecimientos por encima de sus posibilidades futbolísticas. Sinceramente, tampoco podíamos esperar demasiado cuando, como viene sucediendo cada vez que el equipo británico se enfrenta a rivales de entidad, Ferguson destroza a un jugador de las cualidades de Wayne Rooney poniéndole a trabajar como un mediocentro más y anulándole en ataque. En este sentido, sigue resultando vergonzoso que Ryan Giggs, a sus 39 años, sea el mejor del equipo en dicha posición, ya que Carrick, Jones o Anderson son parches sin nivel para la medular inglesa. El Manchester United es un equipo con la suficiente entidad como para poner soluciones a un problema que arrastra desde hace varios años: la falta de mediocentros con visión de juego.
La falta de creatividad y elaboración se hicieron patentes durante los 90 minutos en dos equipos que se sienten mucho más cómodos esperando a sus rivales. En este duelo venenoso y de condena a los fallos del oponente, el Manchester United acabó sacando petróleo gracias a un gol de Welbeck a la salida de un córner. Sin embargo, el castigo pudo ser aún peor, ya que la mayor actividad (que no acierto) del delantero del conjunto inglés, Robin Van Persie, estuvo a punto de eliminar al Real Madrid de la Champions antes de tiempo. El holandés demostró ser un peligro constante a pesar de tocar la pelota apenas tres veces en todo el encuentro, que se convirtieron en otras tantas ocasiones claras de gol, con un tiro al larguero incluido.
En lo que se refiere al bando blanco, la metáfora podría ser la de un tráiler que choca una y otra vez contra la misma pared. La tormenta arrolladora de otras ocasiones fue ayer un leve chispeo en el que Cristiano, una vez más, fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de la zaga inglesa. El portugués se colgó de las nubes durante unos cuantos segundos para cabecear de manera impecable un servicio de Di María desde la banda izquierda para dar esperanzas al Madrid de alcanzar los cuartos y fue el único quebradero de cabeza constante de Ferdinand y Evans durante el choque. Además, por lo visto en el partido, Ronaldo parece el único delantero fiable del equipo de Mourinho, que ha llegado al tramo clave de la temporada con Benzema e Higuaín en su peor momento.
No obstante, este problema es secundario si atendemos a la poca capacidad para ganar la espalda a la línea defensiva del Manchester durante la noche de ayer. A pesar de las enormes facilidades defensivas otorgadas por un lateral tan rápido como flojo como Rafael, los jugadores blancos no supieron explotar una autopista que debería haber llevado a los red devils al infierno de la Champions antes de tiempo. El Real Madrid llegó a las inmediaciones del área de De Gea en jugadas aisladas (el ejemplo más claro, el gol de Cristiano) y el dato más revelador es que las ocasiones más claras del partido para los blancos estuvieron en las botas de Coentrao…
Lo cierto es que Mou tendrá que salir a por el partido desde el inicio en Old Trafford y, si quiere tener posibilidades de éxito, tendrá que recuperar la mejor versión del mermado Xabi Alonso y los inoperantes Benzema e Higuaín.

5 comentarios :

  1. Amén.
    También apetece ver como Mou tira del equipo hacia delante en un escenario como Old Trafford, sin nada que pensar más que en ganar ese partido.
    Deseando que llegue la vuelta ya!!!

    DM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apetece ver a Modric, Alonso y Özil juntos en un partido de altura, aunque creo que Khedira me va a dejar con las ganas...

      Eliminar
    2. Yo creo que, en determinados partidos, Khedira es imprescindible en el juego de este equipo

      Eliminar
  2. A mí Carrick de los pocos partidos que he visto del ManU sí me ha gustado. Dando pases largos que me recordaban, salvando las distacias, a Xabi Alonso (probablemente por mi desconocimiento, ya que el Madrid siempre me pilla más cerca). Lo que pasa que para poder dar pases largos tiene que haber alguien que los reciba, y si juegas atrás como ayer el ManU es imposible.

    Y Ramos todo lo bueno que tiene de cabeza en los balones divididos fuera del área, lo tiene de malo en los córners, ya que en la mayoría está más pendiente del jugador que de hacia dónde va el balón y así es casi imposible defender bien.

    Me conformo con un poco más de puntería del Madrid en la vuelta, porque un 29% de tiros a puerta es un porcentaje bajísimo, más cuando el ManU sin casi llegar hizo un 46%

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta el desplazamiento en largo de Carrick, pero me parece que no tiene el sentido del juego de otros mediocentros como, tú bien has dicho, Xabi Alonso.
      En cuanto a Ramos, normalmente suele ser seguro en todas las facetas del juego. Yo siempre le he achacado algo de aceleración en acciones puntuales, y lo de ayer no me parece una costumbre en su juego, sino un fallo sin más, como los tienen todos.
      Yo creo que ayer el Madrid abusó del tiro desde fuera del área y a sus delanteros les faltó fluidez a la hora de tirar desmarques. Muy parados arriba.

      Eliminar