martes, 26 de febrero de 2013

Jornada 25: el Zaragoza debe descender

En este mundo están de moda las conspiraciones. Que si la CIA controla el mundo, que si la Edad Media no existió, que si los Reyes Magos son los padres. Nunca me han gustado y nunca me las he creído. Especialmente las referidas al fútbol. Me negaba a pensar que había una mano de la RFEF en los errores arbitrales. Suponía que había errores y que las ayudas a los grandes se debían, sobre todo, a la propia presión mediática que acosaba a los colegiados. Hasta ahora. Lo que pasó en La Romareda el sábado ya fue el colmo y, sinceramente, da que pensar. Hasta ahora el conjunto aragonés ha salido perdiendo en cada acción polémica de la temporada. Expulsiones al poco de comenzar, penaltis en contra inexistentes, goles anulados o faltas pitadas sistemáticamente en contra. Pero contra el Valencia parecía que el árbitro estaba intentando imitar al colegiado de la mítica película ‘Evasión o victoria’. Sólo que en las filas zaragocistas ni estaba Pelé ni estaba Rambo. Una roja perdonada al Valencia en la jugada del penalti, un gol concedido al Valencia tras fuera de juego de Soldado, amarillas a dos jugadores zaragocistas por protestar cuando Soldado estuvo cagándose en la madre del árbitro. Pero el colmo fue el gol anulado a Postiga en el descuento y que daba la victoria a los maños. Del Cerro Grande no quería que el Zaragoza ganara y lo logró. Algo huele mal, ya son muchos fallos seguidos. Parece que el Real Zaragoza debe descender.

Pablo Incausa García

No hay comentarios :

Publicar un comentario