miércoles, 20 de febrero de 2013

El Arsenal endeble de cada año...

Un año más, vuelta a la normalidad. Esa rutina que dice que el Arsenal de Wenger se plantará en octavos o cuartos de final de la Champions League y será eliminado por cualquiera que sea su rival sin apenas ofrecer resistencia. De nuevo, esa impresión en sus aficionados de ser un equipo endeble, inmaduro y falto de garra. Además, estos rasgos se acentúan si tienes delante un equipo como el Bayern Munich, portento de intensidad y fuerza futbolística allá donde los haya.
La fórmula se repite temporada tras temporada: futbolistas jóvenes, repletos de talento, y un estilo de juego en el que predomina el toque en corto y la movilidad, pero los jugadores pasan, se renuevan y el muro siempre continúa. Wenger no logra hacer que sus pupilos logren derribarlo, y eso, tras más de 16 años en el banquillo ‘gunner’ y exceptuando la final de Champions 2005/06, ya pesa. O el Emirates así lo entiende, y por ello ayer despidió a su equipo con abucheos.
Al otro lado del verde, un equipo imponente, que ayer hizo gala de su solidez, fortaleza y vigor, cualidades acompañadas (por qué no decirlo) de una indumentaria preciosa. A no ser que asistamos a una catástrofe de dimensiones épicas en el Allianz Arena, el Bayern Munich será uno de los 8 conjuntos presentes en el sorteo de cuartos de final de la Champions.
Jupp Heynckes ha añadido nuevos cromos al subcampeón de Europa del año anterior. Javi Martínez y Mandzukic han conseguido dejar en el banquillo a gente del nivel de Luiz Gustavo o Mario Gómez, y entre Müller y Kroos han sentado al bueno de Robben. Todo ello sin que el equipo se resienta ni un ápice. Todo lo contrario, ahora es un conjunto más fuerte y amplio, por lo que, visto lo visto ayer, no sería raro que repitiese final continental esta temporada. Si a eso le añadimos que tienen la Bundesliga en el bolsillo (15 puntos sobre el Borussia Dortmund, segundo clasificado), tenemos un candidato firme a campeón de Europa.
Más que por su juego ofensivo, el Bayern Munich destaca por su colocación en la retaguardia y por la dificultad para hacerle ocasiones de gol. Ayer, el Arsenal no fue capaz de disparar a puerta en la primera parte, y solo un error de Neuer a la salida de un córner permitió marcar a los ingleses. Aparte de esto, apenas dos remates centrados de Giroud y Wilshere que despejó sin problemas el cancerbero alemán. En lo que a la delantera se refiere, el despliegue de talento es imponente: Ribéry, Müller y Kross se bastan para volver loca a cualquier defensa y, en punta, Mandzukic es capaz de aguantar balones, asociarse con la línea de mediapuntas y también de rematar, única faceta en la que es superado por Mario Gómez, ahora suplente del croata.
Guardiola tiene un duro reto el año que viene si quiere mejorar este equipo. Un desafío que nos dará una idea de dónde se encuentra realmente como entrenador. El presente y el futuro en el Bayern se antojan muy apetecibles, y cualquier rival que se cruce con él tendrá que sudar tinta si planea eliminarles de la Champions League. El quinto cetro continental alemán está más cerca.

No hay comentarios :

Publicar un comentario