jueves, 10 de enero de 2013

Torres vuelve al punto de mira

La salida de Didier Drogba al principio de temporada, la de Anelka el año pasado y, ahora, la de Sturridge parecía ponerle las cosas fáciles a Fernando Torres, pero nada más lejos de la realidad. Las sospechas se convirtieron en certezas y el Chelsea, como no podía ser de otra forma, ha movido hilos en este mercado invernal. Era difícil creer que los blues iban a aguantar toda la temporada con un único delantero. Demba Ba ya está en Londres y parece que pondrá las cosas muy difíciles al delantero de Fuenlabrada.
Rápidos han sido unos y otros en dejar claro que la llegada del ex delantero del Newcastle es para complementar el juego de Torres. Tanto el jugador, como Rafa Benítez, actual técnico del equipo londinense, se han apresurado a desmentir los rumores que hablan de la mala situación que vive el internacional español en Stamford Bridge. A pesar de haber visto la luz con la llegada del técnico español, 14 tantos en lo que va de temporada, el Niño no ha sido el mismo que deslumbró en Anfield. Bien por la forma de jugar del Chelsea o bien porque delante siempre tenía a delanteros de mayor nivel, no contó con los minutos que se le presuponían.
Del mismo modo, Ba quiso alejarse de la polémica que rodeaba todo el asunto y aseguró saber que Torres es el delantero titular del equipo al que llegaba. Pero, sin duda, los números del delantero francés son su mejor carta de presentación. Sus tantos con los urracas, 29 en 58 partidos, y lo rápido que se ha estrenado con su nueva camiseta, dos goles en su primer día de blue, hacen muy buenos los casi 10 millones que hicieron efectivo su fichaje. Torres y sus 60 'kilos' no marcaron hasta los 903 minutos y sus 26  goles en 99 encuentros saben a poco. Comparaciones odiosas que retratan al español. St James`Park ya echa de menos a su delantero y en Londres ya debaten acerca de quién debe ocupar la punta del ataque.
Convulso mercado de fichajes el que se vive en Inglaterra en estos días. No solo ha sido el todopoderoso club de Abramovich el que ha movido ficha para hacer más competitiva su plantilla, sino que han sido muchos otros equipos los que se han reforzado de cara a afrontar lo que queda de curso. Otros tantos, sin embargo, han visto cómo se han frustrado sus ilusiones de cara a hacer más fuertes sus conjuntos. El ejemplo más claro es la negativa del Nápoles para negociar por Edison Cavani, a pesar de la suculenta oferta de Manchester City. Nada más y nada menos que 55 millones de euros. Veremos si el equipo italiano no se arrepiente de no haber aprovechado esta oportunidad que podría haber reforzado el equipo de cara a la próxima temporada. 
Algunos otros como Joe Cole, Chamakh o Sturridge han animado estos días el frío invierno británico. El primero abandona Anfield para volver a casa. El centrocampista, ex del Chelsea, retorna al club que le vio dar sus primeas carreras como profesional. Sin duda, la calidad del West Ham gana enteros con su llegada, al igual que con la del ex delantero del Arsenal, Marouane Chamakh. El punta marroquí no ha contado con los minutos suficientes a las órdenes de Arséne Wenger y ha visto en su salida al club vecino la mejor opción. Ambos llegan con la idea de suplir la ausencia de un Andy Carroll lesionado y de completar una plantilla que está viviendo malos momentos desde que empezó la campaña. Por su parte, Sturridge llega a Anfield para darle mayor agresividad a una delantera sin argumentos, pero sin tapar una de las heridas más importantes del club que dirige Brendan Rogers: la ausencia de una referencia clara en ataque. Luis Suárez es dueño y señor de la chispa del juego ofensivo, pero su continua movilidad priva al juego del Liverpool de una referencia arriba. Veremos cómo unos y otros se amoldan a sus nuevos destinos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario