miércoles, 30 de enero de 2013

No paséis por alto a los genios

Que comience el baile (otra vez). Puntas preparadas y guantes de boxeo dispuestos para un asalto más del enfrentamiento más representativo del fútbol español. Ese que logra tener de los nervios a los aficionados más imparciales desde el momento en el que amanecen el día del partido. Tus quehaceres diarios son indiferentes: hoy no podrás parar de pensar en el esférico, el blanco y el blaugrana hasta las nueve de la noche.
A pesar de estar a más de 150 kilómetros de distancia, Concha Espina desprende aroma de gran evento hasta mi ubicación. Cierto es que le restan algo de intensidad las numerosas bajas con las que cuenta el equipo local, como son las de Casillas, Ramos, Pepe o Di María. No obstante, es un clásico y, como tal, el que no encuentra alicientes es porque no quiere: incluso los más graciosos y menos apasionados del espectáculo en sí lo han planteado como un duelo entre los dos porteros suplentes.
Bromas de mal gusto aparte (en estos partidos siempre deberían jugar los mejores, léase Diego López y Valdés), la inmensa mayoría aguarda un duelo titánico entre los dos mejores futbolistas del momento: Cristiano Ronaldo y Messi. Sus demoledoras rachas de cara a gol apenas dejan una segunda vía en la que situar la clave del partido. Sin embargo, tanto el Real Madrid como el Barcelona cuentan con actores secundarios que, en otras circunstancias, competirían con estos dos gigantes por el Óscar al mejor actor protagonista.
En mi caso, quiero destacar a los dos futbolistas que están llamados respaldar, en primera instancia, el juego de CR7 y Messi, que no son otros que Özil e Iniesta, respectivamente. Ambos genios tienen características similares: exquisitos con el balón en los pies y con capacidad para desbordar y decidir, ya sea asistiendo o anotando, son similares hasta en sus puntos débiles, que no son otros que dominar el juego solo a ráfagas y su corto depósito de gasolina. A diferente escala y con matices en cada uno de los casos, los mejores momentos de juego tanto de Real Madrid como del Barça suelen coincidir con los momentos más lúcidos del alemán y del manchego, por lo que todos esperamos que ambos alcancen esta noche su máximo nivel el mayor período de tiempo posible.
Ellos también tienen algo que decir en el devenir de esta eliminatoria de Copa, y más concretamente en este cuarto asalto de la temporada entre los dos clubes más importantes del fútbol español y, probablemente, también del mundo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario