miércoles, 23 de enero de 2013

La cobrita del Sporting: Alberto Lora

La generación de 1987 ha sido una de las que más ha aportado al fútbol profesional. Algunos ejemplos de ese gran año de futbolistas son Gerard Piqué, Esteban Granero o José Callejón. De ella también forma parte, el protagonista de esta semana en Minuto 91: Alberto Lora. Natural de Móstoles, el actual jugador del Sporting de Gijón formaba parte de uno de los mejores equipos de La Fábrica madridista, el Juvenil A entrenado por Alejandro Menéndez. Ese equipo lo formaban entre otros, Antonio Adán, Jordi Figueras, Esteban Granero, Pedro Mosquera, Juan Mata, Alberto Bueno o Lora. Esa temporada, Lora tuvo el primer cambio de posición de su carrera deportiva: de ser un técnico delantero que aprovechaba su calidad y su picardia, pasó al centro del campo del equipo para organizar el juego. Su adaptación fue tal, que el equipo llegó, bajó su jerarquía, a ser campeón de Liga, de la Copa de Campeones y llegar a las semifinales de la Copa del Rey de la categoría. De esa época proviene su apodo de “La cobrita.

Su paso natural era ascender al Real Madrid C junto al resto de sus compañeros, pero el destino hizo de las suyas y el Sporting de Gijón se cruzó en su camino. Entrenaba con el primer equipo pero jugaba en el filial, consiguiendo el ascenso a Segunda División B. Sus grandes partidos, provocaron que poco a poco contara más para el primer equipo, siendo uno de los jugadores de recambio más utilizados. En ese momento, el destino o más bien Manolo Preciado, se cruzaron en la carrera deportiva de Alberto Lora, porque de ser un delantero goleador a un mediocentro creativo, retrasó su posición a la defensa para convertirse en lateral derecho. No hicieron falta muchas pruebas, y de nuevo, la adaptación a la nueva posición fue perfecta, convirtiéndose en indiscutible en poco tiempo.

Ahora, tras el descenso, Lora es una de las voces más escuchadas en el vestuario rojiblanco. Es uno de los líderes pese a sus 25 años, y lo demuestra en cada declaración ante los medios, pese a la irregular marcha del equipo: “Estamos a una distancia del playoff que ni mucho menos es insalvable. Tenemos que convencernos todos de que podemos hacerlo. Estoy seguro de que lo vamos a sacar adelante y que al final estaremos con los mejores”.

Ahora, tras volver al once inicial y superar las lesiones que le han impedido disputar más partidos, Lora tiene entre ceja y ceja conseguir el gran objetivo del Real Sporting de Gijón, que no es otro que volver con los mejores. Y lo hará, como siempre ha hecho, picando cual cobra, poniendo todo el esfuerzo a disposición del equipo y dando el 120 por ciento.

No hay comentarios :

Publicar un comentario