martes, 22 de enero de 2013

Jornada 20: Vergüenza en Valencia

No hace falta ser un genio para saber que los árbitros siempre favorecen al Real Madrid y al Barcelona. Muchos lo niegan, igual que se puede negar que el balón es esférico. Cada cual cree lo que quiere creer. Pero una cosa no se puede negar; la vergüenza que dio el Valencia en Mestalla. Tenían razón cuando protestaron por los atracos arbitrales del partido de Copa, pero una venganza no se consigue llorando, sino saliendo al campo a comerse al rival. Se puede calentar un partido de dos formas; una es motivando al equipo y haciendo del estadio una caldera. Otra es protestando todas las jugadas y centrándose más en quejarse que en ganar. Los valencianistas, equipo y afición, optaron por la segunda fórmula. Se dedicaron a quejarse, llorar por todas las acciones y, salvo unos pocos minutos al comenzar el partido, olvidaron por completo que el fútbol consiste en meter gol. Los blancos pasaron por encima de ese Valencia que pensaba vengar la afrenta de la copa. No basta con lloriquear, para cerrar bocas hace falta dejarse la piel en el campo. Lo demás son tonterías. Sobró toda la segunda parte. Aún resonaban los ecos de la goleada cuando se descubre que la Comunidad Valenciana tiene que hacer frente a 118 millones de euros impagados por el Valencia, el Elche y el Hércules. Sinceramente, es para echarse a llorar. Vergonzoso lo que ha pasado en Valencia este fin de semana.

Pablo Incausa García

No hay comentarios :

Publicar un comentario