lunes, 14 de enero de 2013

El Madrid ya ve a un gran Betis por el retrovisor

Nadie lo hubiese imaginado al principio de temporada. Los números del Real Madrid la campaña pasada hacían pensar en otro paseo de los blancos en esta. Sin embargo, los partidos pasan y los de Mou, incluido él mismo, siguen sin convencer a nadie. La primera vuelta acaba con un Betis de números de equipo grande a tan solo una victoria del conjunto madrileño. El tercer puesto de Champions es ahora mismo el premio al que deben agarrarse unos y otros. Mientras unos lo desean, otros pretenden huir de él.

Otro gran partido de los de Pepe Mel, y ya van unos cuantos en este año, les acerca a aquel Betis europeo de 2005. Ese fue su año. Campeones de la Copa del Rey en el Vicente Calderón y autores de un papel bastante digno en la Liga de Campeones. Cada día está más latente la sensación de poder volver a ver al conjunto andaluz paseándose por los mejores campos del Viejo Continente. Por Stamford Bridge y por Anfield se acuerdan de aquel equipo que les puso las cosas muy difíciles para pasar a octavos de final. No pasaron, pero el buen sabor de boca que dejaron a la afición española ayudó a crear muchos seguidores a lo largo y ancho del país.

Frente al Levante, más de lo mismo: fútbol vistoso y sin perder nunca su signo de identidad. Al gran juego que practican, hay que sumar algunos de los nombre propios que componen la plantilla. Jugadores que hace años eran totalmente desconocidos y que a día de hoy son el objetivo de muchos clubes de dentro y fuera de nuestras fronteras. Paulao, Cañas o Beñat son algunos de los efectivos que probablemente abandonen la disciplina bética al final de la temporada.

Además, el club cuenta entre sus filas con un killer, con un jugador que vive en el conjunto sevillano una segunda juventud: Rubén Castro. El canario parece no tener fin y se coloca, con 11 dianas, muy arriba en la clasificación de máximos goleadores de la competición. Tan solo Messi (28), Falcao (18) y Cristiano (16) han visto puerta más veces que él. Digno reconocimiento para un jugador al que no le han regalado nada. Hasta en dos ocasiones tuvo que salir del Deportivo de la Coruña, equipo al que pertenecía en 2005, porque el club gallego no contaba con él. No cuajó en ninguna de las plazas a donde fue a parar. Únicamente en Sevilla encontró su casa y las mieles del triunfo.

Solo 19 son los partidos que quedan hasta el final de liga. Ese es el tiempo que le queda al Betis para asentarse en los puestos de arriba de la tabla clasificatoria. Ahora mismo, tiene un objetivo claro: el tercer puesto que ocupa el Real Madrid. Los blancos ven por el retrovisor a los pupilos de Mel cada vez más cerca, aproximandose a toda velocidad con una dinámica ganadora que dista mucho de la que reina por el Santiago Bernabeu. A tres puntos por debajo del conjunto madrileño y a tres por encima de un Málaga que en este curso también cuenta con números históricos, pero que aún así sigue sin poder con este gran Betis.

No hay comentarios :

Publicar un comentario