sábado, 8 de diciembre de 2012

Pericos en dirección al abismo

Pocas veces en esta liga se le pondrán tan de cara las cosas al Espanyol para ganar un partido. Tras jugar durante más 50 minutos del encuentro contra el Sevilla con un futbolista más sobre el césped por la (injusta) expulsión de Reyes, los hombres de Javier Aguirre no fueron capaces de conservar la ventaja adquirida tras el tanto de Simao en el minuto 61 y permitieron, incomprensiblemente, que Negredo lograra el empate en el descuento, evitando una victoria balsámica del conjunto catalán que tenía visos de convertirse en un punto de inflexión positivo tras las destitución de Mauricio Pochettino hace dos semanas.
Es tiempo de hacer autocrítica en Cornellá-El Prat. Ni el ex técnico era el principal problema ni la plantilla tiene el talento de la del año anterior. Únicamente Verdú y Simao poseen esa dosis de calidad necesaria, combinada con inteligencia y valentía, necesaria para competir a un nivel óptimo en la máxima categoría del fútbol español. Por lo demás, la plantilla del Espanyol está demostrando ser endeble, impropia de un club que el año anterior aspiraba a Europa League. Jugadores como Wakaso, Stuani o Longo son acompañantes mediocres que solo provocan desesperación en las gradas del estadio espanyolista.
A lo único que puede aspirar Aguirre es a inculcar esa alma guerrera característica de los conjuntos que dirige, sacrificar la posesión de balón y encomendarse a la calidad de los anteriormente citados Verdú o Simao, y también de Sergio García (actualmentesancionado), para conseguir puntos, empezando por los partidos en casa (el Espanyol es el peor equipo jugando como local de la Liga BBVA,  con tan solo un partido ganado de ocho disputados en Cornellá-El Prat).
Mucho tendrá que mejorar el equipo blanquiazul si no quiere verse descolgado en las próximas jornadas en su lucha por evitar el descenso. El Espanyol tendrá que rendir visita al Real Madrid en la siguiente jornada y al Barça en el primer partido del nuevo año. Ante esta situación, el encuentro ante el Deportivo de La Coruña (con el que está empatado a once puntos en el último puesto de la clasificación) que disputará ante su afición en medio de los dos partidos contra los grandes, se antoja como la primera final de la temporada si el conjunto catalán no quiere verse con el agua al cuello en el mes de enero. Para ello, es indispensable que Aguirre dé con la tecla para compensar la falta de talento con un grupo sólido en defensa. Solo así podrán pelear por la tan ansiada permanencia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario