domingo, 2 de diciembre de 2012

Pellegrino, un proyecto de catorce jornadas

El idilio de los clubes de la Liga BBVA con sus entrenadores llegó sin borrones esta temporada hasta la pasada jornada, la número 13. Un número que a los supersticiosos disgusta especialmente, y que trajo mala suerte a Mauricio Pochettino, primer técnico destituido en lo que va de campeonato.
El caso del argentino parece haber abierto la veda de los despidos en los banquillos, ya que ayer su compatriota y tocayo, Mauricio Pellegrino, dejó de ser entrenador del Valencia tras la abultada derrota sufrida en Mestalla ante la Real Sociedad (2-5), dejando al equipo duodécimo en la clasificación (a falta de que termine la jornada). El caso del equipo ché no deja de ser curioso: Unai Emery, que en sus cuatro temporadas como técnico valencianista consiguió un sexto y tres terceros puestos en la liga, recibió pitadas de la grada de Mestalla en varias ocasiones, descontenta con los resultados del equipo. Tras no renovarle en verano, el club contrató a Pellegrino por dos temporadas para iniciar un nuevo proyecto cuyo objetivo era recortar distancias con Real Madrid y Barça. Esta vez fue la paciencia de la directiva la que se agotó, y el proyecto, efímero donde los haya, ha pasado a mejor vida tras solo catorce partidos de liga, cinco de Champions y dos de Copa del Rey (clasificación para octavos de final conseguida en ambas competiciones). Tras Pellegrino, corre el rumor de que Luis Aragonés ocupará el banquillo ché hasta final de temporada. No obstante, más allá de un nombre, club y afición deberían ser conscientes de hasta dónde puede competir el equipo y los objetivos reales del mismo ya que, de no ser así, las broncas al banquillo y al palco se sucederán aunque los futbolistas enmienden su trayectoria en el campeonato liguero.
Realmente, el Valencia tiene plantilla para luchar por entrar en Champions League y hacer, mínimo, cuartos de final en dicha competición. No obstante, será difícil si tenemos en cuenta la división existente entre club, equipo y masa social. Inadmisible es el episodio vivido en la mañana de hoy en Paterna: varios aficionados radicales han esquivado la seguridad privada del Valencia y han accedido hasta el aparcamiento con la intención, al parecer, de hablar con los capitanes del equipo. Como si ellos tuvieran algo que solucionar. 
La guadaña de los entrenadores sigue su camino y esta semana puede consumarse la destitución de otro técnico de la Liga BBVA. El Espanyol, ya con Javier Aguirre en el banquillo, consiguió empatar a cero en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante el Granada, cuya afición concluyó el partido gritando “Anquela vete ya” en reiteradas ocasiones. El conjunto andaluz, a pesar de dominar el partido, no fue capaz de materializar ninguna ocasión de gol y se encuentra en puestos de descenso, con solo doce puntos en su casillero. Veremos hasta dónde llega la paciencia de Quique Pina.

No hay comentarios :

Publicar un comentario