viernes, 14 de diciembre de 2012

Nadie toma en serio a este Atleti


Cada partido ante un grande se presenta como una reválida para los rojiblancos. Es como si tuviese que demostrar su capacidad para competir cada vez que un equipo con empaque se pone delante. Como si no lo hubiese hecho ya. Este Atlético del Cholo Simeone ya ha pasado por encima de equipos de la talla de Valencia, Athletic de Bilbao, Sevilla, Málaga o Chelsea; todos ellos con calidad más que acreditada en los últimos años. Aun así, es cierto que sigue faltando algo.

Se dijo que contra el Valencia se vería la verdadera proyección de este grupo. El club ché se impuso con claridad y más de uno comenzó a hacer cola para bajar de la nube. Sin embargo, a diferencia de otras épocas, tal revés no supuso sino una piedra en el camino para volver con mayor impulso si cabe. Las sensaciones han sido buenas en todo momento. El traspiés en Europa ante el Académica de Coimbra se entendió como una simple anécdota en la trayectoria de un equipo campeón, con una hoja de servicio prácticamente inmaculada.

Pero llegó el Madrid y con él esa falta de credibilidad. Ni el mejor delantero atlético de la historia logró derribar un maleficio que impide que a este Atlético se le tome en serio de una vez por todas. Parece que aún ha de demostrar que puede mirar a los grandes a los ojos. Su clasificación en la tabla dice que de sobra está capacitado para ello.

Y a la vuelta de la esquina esperan Messi y diez compañeros más. De nuevo esa sensación en el aire de que esta será la prueba definitiva para el conjunto colchonero. Parece que no solo hay tres puntos en juego. Pase lo que pase, el Atleti seguirá segundo en la competición doméstica. Pero el Cholo sabe que eso es secundario. Él conoce los códigos del fútbol. Hay méritos que no se recogen en fríos datos cuantitativos. Los once que salten al terreno de juego deben COMPETIR ante el FC Barcelona. Independientemente del resultado final, el Atleti debe demostrar que tiene argumentos para ganar a este Barça. Los complejos deben quedarse en el vestuario y jugar como lo vienen haciendo hasta ahora: con solvencia. Porque esa es la palabra que define la trayectoria de este equipo en los últimos meses, recibiendo un solo gol en liga por cada tres que marca (en la línea de Madrid y Barça).

Ese prestigio que ansía se gana en partidos como el del domingo. Tres puntos que valen más que media docena lograda ante equipos de menor porte. Porque a este Atleti no termina de tomársele en serio. Porque a este Atleti aún no le invitan a las mejores fiestas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario