sábado, 8 de diciembre de 2012

Anquela se ve pequeño en Primera

Otra derrota y cada vez con menos tiempo de enmienda. El Granada no pudo puntuar en su partido de esta tarde frente al Málaga en La Rosaleda y se coloca en una posición cada vez más peligrosa (antepenúltimos y a un punto del Mallorca con un partido más). Con esta acumulación de malos resultados, el futuro de Juan Antonio Anquela es cada vez más incierto y una gran parte de la afición del club granadino pide su cabeza.
El buen papel que desempeñó el ex del Alcorcón en el club del sur de Madrid le abrió en el mercado de fichajes las puerta de la categoría reina del fútbol español. Sus logros: hacer del Alcor un club asentado en la Liga Adelante, después de haber disputado la promoción a la Liga BBVA la pasada temporada. Sin duda, para muchos era el momento idóneo para que Anquela diera el salto, ya que la división de plata se le quedaba pequeña. Media temporada después, su equipo pelea por salir de los puestos de debajo de la tabla clasificatoria y, sobre todo, por recuperar la seña de identidad que les hizo mantenerse el año pasado en la máxima categoría del balompié español.
Los andaluces parecen incapaces de salir de esta dinámica negativa. Donde antes entraba el balón, ahora se resiste, golpea en el palo o sale lamiendo la cepa del poste. Cuando antes la defensa se aferraba al resultado, defendiendo con uñas y dientes el resultado, ahora los tropiezos, los resbalones o los incomprensibles fallos atrás empiezan a ser preocupantes. Tras 15 partidos, las sensaciones no son nada halagüeñas. El respetable es soberano y, a fin de cuentas, son quienes deciden. Juicio injusto que no entiende de plazos ni limitaciones.
Sin duda, las limitaciones económicas del club rojiblanco han sido uno de los mayores lastres para su devenir en lo que va de temporada. La escasez de fichajes que aportaran algo nuevo al juego del equipo y la pérdida, bien por lesión o bien por abandonar la disciplina del club, han ido lapidando las aspiraciones de los andaluces. Tan solo Iriney, Torje y Brahimi han dotado a la plantilla de un soplo de aire fresco. A estos tres no se ha podido sumar el francés Ibrahima ni el ex del Celta de Vigo, Orellana, pieza fundamental en el ascenso del conjunto vigués y al que aún se le espera, ya que ha mostrado una irregularidad que no han ayudado al rendimiento de su equipo. Con todo esto, la ausencia de algunos efectivos clave en el anterior curso se ha echado mucho de menos por Los Cármenes. Yebda, Martins o uno de los capitanes, Dani Benítez, son los tres nombres que más añoranza han provocado en lo que va de temporada en las mentes del aficionado granadinista.
Mientras, el Alcor no nota su ausencia. Su tercer puesto en la Liga Adelante habla por sí solo. El conjunto amarillo algo se guardó de su ex entrenador. Quien les diera las bases ahora anhela tiempos mejores. Allí lo hizo y por eso razones no le faltan para hacerse valer. Por voz y carácter no será. Él llevo a lo más alto a un desconocido Alcorcón, el mismo equipo que un día humilló a todo un Real Madrid en la Copa del Rey. Aquel que un día aventuró la salida del club blanco de un tal Manuel Pellegrini, quien, casualidades de la vida, hoy mismo ha podido cobrarse el “favor” sentenciando, quizás, la andadura de Anquela en el banquillo de un equipo de la Liga BBVA.

No hay comentarios :

Publicar un comentario