lunes, 19 de noviembre de 2012

Reyes y el Sevilla recuperan su mejor nivel

No había mejor escenario que el Sánchez Pizjuán ni rival más apropiado que el Betis. José Antonio Reyes decidió ayer dar un paso al frente y empezar a justificar (por fin) su regreso al club nervionense, el cual se produjo hace más de diez meses. Un par de tantos y una asistencia perfecta para que Fazio hiciera el cuarto del Sevilla en la manita que los de Míchel endosaron al club que divide en dos dicha ciudad andaluza.
Doblemente positiva para el Sevilla es la noticia de la vuelta de Reyes si tenemos en cuenta la inoportuna y grave lesión sufrida por Trochowski y la aparente regresión en el rendimiento del argentino Perotti. El utrerano demostró ayer que puede ser un complemento perfecto para la línea de mediapuntas que juegan por detrás de Negredo, y que habitualmente ocupan Navas, Rakitic y un tercer jugador. La oportunidad de hacerse el dueño de la banda izquierda ha llegado para él y, para conservarla, tendrá que mantener un nivel de implicación y compromiso que le faltó en varias etapas de su carrera.
Hacía tiempo que los aficionados no veíamos las señas de identidad del mejor Sevilla: intensidad, verticalidad y definición, que dejaron al conjunto de Pepe Mel asfixiado e incapaz de llevar peligro hasta la portería de Palop. Desde el primer minuto, la presión de los jugadores sevillistas surtió efecto y produjo que la defensa bética fuera presa de los nervios durante los 89 siguientes. Ante el poco acierto de Negredo de cara a gol, los hombres de la segunda línea encontraron la puntería que le faltó al madrileño, bien asistido en todo momento por un Navas hiperactivo, poseedor de una chispa que le hace ser el representante de la vía de juego por las bandas de la que dispone la selección española cuando el juego de toque se encalla. El Sevilla seguirá escalando posiciones en la clasificación si el pequeño extremo consigue prolongar su buen estado de forma durante los próximos meses.
“He visto la perfección absoluta”, apuntó Míchel al término del encuentro hablando del juego de su equipo en el derbi sevillano. Unas palabras muy significativas si tenemos en cuenta que el técnico madrileño suele ser bastante crítico con el rendimiento de los jugadores y con el suyo propio a la hora de plantear los partidos. Sin duda, lo que vimos ayer en el Sánchez Pizjuán es la fórmula que debe seguir el Sevilla si quiere conseguir una plaza en los puestos que dan acceso a competición europea para la próxima temporada.

No hay comentarios :

Publicar un comentario