martes, 13 de noviembre de 2012

Los más incómodos de la Liga BBVA

Los hechos sucedidos durante y después del partido que enfrentó el domingo a Levante y Real Madrid en el Ciudad de Valencia siguen trayendo cola a pesar de haber pasado más de 24 horas desde la conclusión del encuentro. La dureza con la que se emplearon varios jugadores del equipo valenciano durante el partido y la supuesta trifulca en los vestuarios tras el pitido final parecen haber abierto una herida entre ambos clubes que, probablemente, tendrá consecuencias en próximos enfrentamientos.
Uno de los pocos gestos amables que se vieron en el Ciudad de Valencia fue el abrazo entre Jose Mourinho y Juan Ignacio Martínez (JIM) una vez concluyó el encuentro. Resulta curioso que un técnico tan simpático y con tan buena imagen de cara a la opinión pública como JIM sea el entrenador de un conjunto de jugadores que han hecho del juego duro una de sus señas de identidad como equipo. Bien es verdad que cada uno usa sus armas para jugar al fútbol, si bien el domingo David Navarro y Ballesteros cruzaron la línea que separa la dureza de la violencia, tras sus acciones sobre Cristiano Ronaldo y Xabi Alonso en dos lances del partido.
Este es uno de los aspectos del juego del Levante que le hacen ser uno de los equipos más incómodos al que cualquier conjunto se puede enfrentar en la Liga BBVA. Tener el presupuesto más bajo de la competición conlleva usar otras artimañas no futbolísticas para sacar a los rivales del partido y compensar la diferencia de talento, como fingir faltas y protestar constantemente las decisiones arbitrales con el fin de romper el ritmo del encuentro.
En lo que se refiere a lo puramente futbolístico, la fórmula sigue siendo la misma de la temporada anterior. Solidez defensiva en una línea que destaca por su experiencia y fortaleza física, ayudados por mediocentros como Iborra y Diop, sacrificados en tareas defensivas en la mayoría de las ocasiones. Extremos que juegan de interiores cuando es necesario y cuya misión es sorprender entrando desde segunda línea. El jugador con más libertad del equipo, por ser el de más talento, es Barkero. El vasco tiene carta blanca para crear, asistir o tirar según se le antoje. Como delantero, Obafemi Martins, un nigeriano capaz de agarrar un balón suelto, aguantarlo, y crear una jugada de gol gracias a su potencia y velocidad. Probablemente el próximo año no esté en la plantilla, como ya sucedió con Caicedo y Koné en anteriores temporadas, porque tras once jornadas disputadas ya suma cuatro tantos, y lo más seguro es que esta cifra sea superior a quince una vez termine la liga.
A pesar de que cada equipo tiene su forma de jugar y todas son válidas, sería conveniente vigilar más de cerca la dureza con la que se emplea, por ejemplo, el Levante. No porque en esta ocasión le haya tocado sufrirla al Real Madrid, ni mucho menos, sino porque este juego duro puede tener consecuencias en el físico de los rivales, como pasó con Cristiano Ronaldo el domingo.

1 comentario :

  1. Se sigue hablando de este tema porque no hay otra cosa de la que hablar, aunque aun así opino que gran parte de culpa de que todo ocurriera lo tiene el estado del césped, fue un partido aguerrido, donde la constate lucha y tensión hizo que perdieran todos los papeles.

    ResponderEliminar