viernes, 9 de noviembre de 2012

El peor momento para salir del bache

 
La undécima jornada liguera llega en mal momento para el Mallorca de Joaquín Caparrós. El calendario se vuelve en su contra, al menos durante este fin de semana. El FC Barcelona visita el Ono Estadi para intentar agravar el mal momento del conjunto bermellón. La mala racha que viene arrastrando el club balear parece no tener en el líder del campeonato al mejor aliado para acabar con ella.

Los malos resultados colocan al Mallorca en la mitad de la tabla clasificatoria, muy lejos de lo que muchos imaginábamos al inicio del curso actual. En diez jornadas de liga los de Caparrós han sido capaces de lo mejor y de lo peor. Su inicio de liga fulgurante, en el que parecían lanzados a luchar por puestos europeos, se ha quedado en el limbo en las últimas cinco jornadas. Cinco derrotas en otros tantos partidos desde que ganaran al Valencia en la quinta jornada por dos goles a cero. Desde ese momento todo han sido pérdidas. Getafe (1-0), Granada (1-2), Sevilla (3-2), Real Madrid (0-5) y Deportivo de la Coruña la semana pasada en Riazor (1-0); han dado buena cuenta del mal momento que se vive en el equipo mallorquín.
Sin duda, las lesiones están siendo una verdadera lacra que llevan arrastrando desde el inicio de liga. Jugadores de la importancia de Nunes o Javi Márquez apenas han podido disputar minutos en lo que va de temporada debido a la acumulación de problemas físicos. Esto, en un club en el que la plantilla es más corta de lo normal, cobra mayor importancia. La preocupación de Jokin es evidente al ver cómo la planificación de la temporada va quebrantándose por culpa de la ausencia de muchos de sus jugadores. Pero si algo destaca en la personalidad del utrerano es la pasión con la que vive este deporte. Él siempre ha sabido sacar lo mejor de cada jugador y en el Mallorca así lo ha hecho desde que llegó la temporada pasada. Con él en el banquillo, la situación no parece tan grave y nadie duda a día de hoy de la capacidad del técnico andaluz para enmendar la situación.
Quizás el conjunto que tendrá enfrente el próximo domingo no es el mejor para ver las cualidades de Joaquín Caparrós. El Barça llega herido después de su derrota en Champions frente al Celtic de Glasgow. Los de Tito Vilanova intentarán hundir en el pozo al equipo balear en lo que se convertiría en una crisis ya preocupante. Una victoria en feudo mallorquín supondría ponerle las cosas muy difíciles a sus más inmediatos perseguidores. Una hipotética derrota del Atlético de Madrid y del Real Madrid en sus respectivos partidos distanciaría al club catalán en 6 y 11 puntos respectivamente.
El partido será un duelo por la posesión del balón, efectivos no le faltan para ello a ambos conjuntos, en la que los blaugrana, por nombres, tienen algo de ventaja. A pesar de ello, el encuentro será un cara a cara en todas las líneas del campo. La solidez defensiva y la falta de olfato goleador de los delanteros locales parecen la traba principal para que el Mallorca pudiese alzarse con una victoria. Los 11 goles en contra contrastan con tan solo los tres tantos que han logrado en estos últimos cinco encuentros. Ni Hemed, ni Dos Santos, ni Arizmendi, ni tampoco Víctor parecen encontrar la tecla del gol que tanto necesitan para, empezando por este fin de semana, salir de este bache en el que se han visto inmersos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario