sábado, 10 de noviembre de 2012

El Granada se aprovecha de las ilusiones béticas

 
Un Mikel Rico de diez acaba con las ilusiones de un Betis que anoche no demostró aquello que le ha llevado a ocupar el cuarto puesto de la tabla clasificatoria. Los de Pepe Mel no cuajaron un buen partido en líneas generales. Apenas un pequeño intento de hacerse con el dominio del balón al inicio de la segunda mitad fue lo único que aportó al encuentro. Mientras tanto, el equipo granadino puso la garra típica de aquellos que intentan salir de los puestos de abajo.

Buen partido el disputado en el Benito Villamarín. Un derbi andaluz de los que gustan con dos equipos que mostraron de diferente manera sus cualidades en el campo. Mientras que el Betis, por momentos, sacó a relucir su juego combinativo, sobre todo en la figura de Beñat, el Granada mostró un gran despliegue físico que le dio los tres puntos. Ambos conjuntos tuvieron opciones de hacerse con la victoria durante los noventa minutos, pero fue un gol de Mikel Rico en el minuto 73 lo que decidió el enfrentamiento. El centrocampista vasco del conjunto franjirrojo dio una clase magistral. Ocupó una gran parte del terreno de juego, robó, distribuyó y, con un tanto de gran belleza le dio a su equipo tres puntos que saben a mucho más.

El equipo local notó la falta de Beñat en muchos momentos del partido. Cuando el jugador vasco no está bien su equipo lo nota. Y anoche lo notó. En su ausencia, fue Cañas quien intentó coger, sin éxito, la batuta del juego verdiblando y abastecer de balones a los jugadores de arriba. Rubén Castro y Jorge Molina se pasaron el encuentro 'pegándose' con los defensas y aprovechando las pocas jugadas que llegaban por banda, sobre todo protagonizadas por Juan Carlos. De ahí salieron las escasas ocasiones de peligro del Betis y el tanto de Rubén Castro en el minuto 17 que ponía las tablas en el marcador y el quinto gol en su cuenta particular. Antes Torje había adelantado al Granada aprovechando en el minuto 9 un error del meta Adrián, quien no supo atajar un centro al área.

Anquela vuelve a ver la luz al final del camino. El ex del Alcorcón saca con estos tres puntos a su equipo de los puestos de descenso. Hasta el madrugador encuentro de anoche, madrugador por ser en viernes, solo dos victorias en 10 partidos era aquello con lo que el técnico del Granada debía convencer a su afición. Pues bien, ya tiene un motivo más. El partido que planteó de inicio a fin, con la vuelta de Dani Benítez a la liga después de su castigo por el botellazo a Clos Gómez, fue viento en popa. Sus pupilos le plantaron cara sin amedrentarse a todo un Betis en físico y en intensidad. El derbi ya es suyo y en Andalucía esto tiene un valor añadido. Anquela gana crédito y su Granada confianza para seguir subiendo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario