jueves, 29 de noviembre de 2012

Cuando unos van, otros ya vuelven

La semana de Copa del Rey disfruta de sus últimas horas antes de culminar los enfrentamientos que darán paso a los octavos de final de la competición. En la jornada de anoche, el FC Barcelona se deshizo de un RCD Alavés sin apenas despeinarse, a pesar de un susto inicial del conjunto visitante que solo asustó levemente al actual líder de la liga. Los culés, con seis canteranos y otros tres que salieron del banquillo, normalizaron aquellos que en otros lugares se ve con otros ojos: ganar con la gente de la casa.
En una semana en la que la noticia y la actualidad deportiva parecen circular en torno al once planteado por Mourinho en su partido de Copa del Rey, invita a las comparaciones, a veces necesarias, entre los dos grandes de este país. La inclusión de seis canteranos, cuatro de ellos del Castilla, en el once inicial que enfrentó al Real Madrid y al Alcoyano en el Estadio Santiago Bernabéu en el partido de Copa pareció ser lo suficiente relevante como para elevar el asunto a calidad de noticia. Bien es cierto que en Chamartín no están acostumbrados a ver esto. La cantera no acaba de explotar o quizás el club no acaba de permitirlo. Ideas y filosofías de club de unos pocos entendidos.
Denis Cheryshev fue la noticia. El joven jugador ruso, hijo del gran delantero del Sporting de Gijón Dmitri Cheryshev, se convirtió con su participación en el partido frente al Alcoyano en el primer ruso en jugar con el primer equipo blanco. No solo tuvo el privilegio de ser el primer Zar en pisar el verde del Bernabéu, sino que se sumó a la lista de canteranos que Mou ha hecho debutar. Ya son 16 los que han conseguido vestir la elástica blanca, haciendo realidad un sueño que llevan esperando desde que ingresaran en la disciplina del club madrileño. Todo esto recobraría una mayor importancia si no tuviésemos en cuenta que el mismo jugador ya ha sido llamado por su selección hasta en dos ocasiones, debutando en una de ellas. ¿De quién es el mérito? Las preguntas y las escasas respuestas inundan todo lo que rodea a este debut del que el técnico portugués tan solo se ha hecho eco de lo que Capello ya había visto claro.
Sin embargo, esto no es nuevo. Lo que en la capital española ven como algo inaudito, en otros equipos es parte de los ideales del club. Algo que en el Real Madrid se ve como extraordinario, algo que sale de lo normal y que hay que celebrar cuando sucede, es tan solo una rutina en clubes como el FC Barcelona. Hasta 22 jugadores del Barça B llegaron a debutar con Guardiola en el banquillo, consiguiendo muchos de ellos formar a día de hoy parte del plantel del primer equipo.
Las comparaciones son odiosas, pero más aún, cuando mientras unos empiezan a ver la luz, otros ya llevan años deslumbrando. El Nou Camp alberga vitrinas repletas de títulos conseguidos por aquellos que vienen pisando fuerte desde abajo. Quizás sea otra forma de ver el fútbol y de cuidar a aquellos que desde pequeños visten la elástica de sus sueños. Sueños injustos que a veces se ven cerca y que otros se empeñan en hacer desaparecer.

No hay comentarios :

Publicar un comentario