martes, 23 de octubre de 2012

La jornada en un vistazo

Dos semanas sin fútbol. Largas, aburridas, con la radio sola, triste y abandonada en un polvoriento rincón. Pero los transistores han vuelto a echar humo este fin de semana. Una jornada en la que, sin duda, destaca el abultado marcador de Riazor. En un campo lleno de ajos y supersticiones llovieron los goles por parte de ambos equipos. El Barça salió arrollador con Messi y Cesc en su mejor versión. Con tres goles en menos de veinte minutos, parecía que los ajos lanzados por los aficionados iban a servir como aliño de un Depor que estaba siendo devorado por los culés. Pero Valdés, aburrido al ver que iba a pasar otra noche sin apenas sobresaltos, decidió echar una mano a un combativo Depor que mantuvo vivo el duelo hasta el pitido final.
Un marcador radicalmente opuesto se dio en Pamplona, donde un Osasuna que sigue sin arrancar y un Betis poco ambicioso empataron a cero en un encuentro que nadie quiso ganar. Dio la impresión de que toda la esencia del gol se gastó en Riazor y nada llego hasta el Reyno. 
En el Bernabéu parecía que el Celta había ido a conocer a sus ídolos. Hasta los minutos finales, cuando todo estaba perdido, los gallegos no dispusieron de claras ocasiones. Higuaín marcó un gol al intentar centrar. Tras varios partidos errando inmejorables oportunidades, el argentino la metió casi sin querer. Cosas del fútbol. Cerró el marcador desde los once metros un Cristiano poco inspirado al que se le vieron más gestos de queja que de celebración. Si no encuentra los espacios, sabe cómo buscar los focos.
La alegría de la jornada se la llevaron los atléticos. Parece que con Simeone todo fuera al revés. En temporadas anteriores, cuando el marcador estaba igualado, siempre pasaba algo que hacía que el Atlético perdiera. Un jugador se tropezaba, dos defensas chocaban en un salto, caía un rayo o el balón entraba misteriosamente en su portería. Pero ahora, con Falcao siempre a punto, un nuevo zarpazo suyo supuso que se llevaran los tres puntos de Anoeta y sigan empatados a puntos con el Barça.
El Espanyol aparca de momento sus penas tras la victoria sobre el Rayo con un gol de Stuani en el tiempo de prolongación. Tras siete jornadas sin ganar, nada se saborea más que una victoria agónica en un partido que tuvo de todo, gol fantasma, remontada, expulsiones,… Eso sí, si todas las victorias espanyolistas van a ser como ésta, los aficionados tendrán que alquilar desfibriladores en vez de almohadillas.
En Los Cármenes se pudo ver la mejor versión del Real Zaragoza en lo que va de temporada ante un desaparecido Granada. De la mano de un incombustible Movilla y un astuto Víctor Rodríguez, el cuadro aragonés se llevo tres importantes puntos. El rendimiento del joven Víctor, que en principio llegaba para jugar en el filial, ha sido una grata sorpresa para los aficionados. Pero, para no perder la costumbre de los últimos años, el equipo maño no mató el partido y decidió, sabiamente, que sus sufridos seguidores agradecerían un poco de emoción. Finalmente, tras el gol granadino, fue Roberto el que salvó el empate en un partido que tenían ganado.
El Málaga sigue creciendo y en esta ocasión le tocó remontar el tanto inicial de Manucho, que se acerca poco a poco a su objetivo de 40 goles. Fue Joaquín, tras haber fallado previamente un penalti, el que sacó toda su clase y su pillería para marcar el gol definitivo que le convertía en héroe de una jornada en la que estuvo a punto de ser el villano.
En Valencia, el Athletic ofreció una gran versión y Aduriz estuvo muy inspirado. Los valencianistas tuvieron que apelar a la épica para levantar en los minutos finales y contra diez un partido que tenían perdido. Parece que se acerca una temporada de sufrimiento en Mestalla ante la incapacidad del equipo de tener la solvencia de otros años. El gol de Valdez llevó a la grada la traca de celebración tras muchos minutos en los que la afición empezaba a arder como una falla.
El Levante se llevó los tres puntos de Getafe gracias, principalmente, a su solidez defensiva. El encuentro se decidió con un espectacular lanzamiento de Míchel, que seguía sin creérselo cuando pasó por los micrófonos. Luis García, entrenador getafense, se quejó de la suerte que tuvo el Levante y consideró más justo el empate. Bien haría Luis García en recordar los dos encuentros anteriores de su equipo.
Cerró la jornada un intenso partido en Sevilla. Uno de esos encuentros de ida y vuelta con goles y emoción. De los que, como aficionado neutral, da gusto ver. Finalmente los sevillanos se impusieron a un Mallorca que jugó de tú a tú. Navas no estuvo fino en las ocasiones que tuvo, algo que debemos agradecerle sinceramente. Gracias a que no mató el partido pudimos seguir paladeando el choque hasta el pitido final. Una buena forma de poner fin a esta jornada tras el parón liguero.

No hay comentarios :

Publicar un comentario