lunes, 9 de julio de 2012

"La Fábrica", fiel cantera maltratada

Jesé Rodríguez celebrando un gol con el Castilla / realmadrid.com
El Real Madrid y su política de cantera son los menos perjudicados por los Juegos Olímpicos de Londres. La convocatoria española es un fiel reflejo del momento que experimenta la cantera madridista en el primer equipo. Mientras Andoni Zubizarreta se pelea con la Federación para evitar que sus jugadores acudan a la cita olímpica, José Ángel Sánchez afronta el mes de agosto con la única preocupación de traer otro jugador extranjero que frene la proyección de algún hombre de la casa.

Todos los convocados por Luis Milla para los juegos de Londres son jugadores de primer nivel internacional (ninguno del Real Madrid), la mayoría de ellos militan en Primera División e incluso hay dos campeones del mundo: Juan Mata y Javi Martínez. Curiosamente, el primero de ellos es un canterano del Madrid que tuvo que buscarse la vida fuera ante la falta de oportunidades en su club. Actualmente es el mejor jugador del Chelsea FC que consiguió la última Champions League.

A estas alturas del verano son muchos los nombres que aparecen en los periódicos deportivos como posibles incorporaciones para el equipo merengue. Muchos apellidos terminados en –ic, -iv o –inho y muy pocos en –nez o –lez. Lejos queda ya aquella "españolización" del club prometida por Florentino Pérez al inicio de su segundo mandato. Maicon para el lateral derecho en detrimento de Carvajal, que ha tenido que salir del club para probar suerte en el Bayern Leverkusen. O Luka Modric para reforzar el centro del campo tras el fracaso de Nuri Sahin.

En este último punto conviene hacer una reflexión. Parece muy complicado que Jose Mourinho vaya a renunciar en su esquema a un hombre de corte defensivo en la próxima temporada. Sami Khedira se identifica con ese jugador de músculo que el portugués siempre quiere tener en la medular y además ha realizado una temporada sobresaliente. No se le pueden pedir virguerías: roba y pasa el balón; y en eso el turco-alemán altamente fiable. Él y Lass se han intercambiado el puesto a lo largo de la última temporada, incluso en partidos en el Bernabéu donde era del todo incomprensible contar con un hombre destructivo en el centro del campo ante la inocencia de algunos rivales. Por eso Luka Modric llegaría para completar una plantilla ya de por sí muy competitiva. Parece difícil que se pueda hacer con un puesto en el once titular.

No ha de apostarse por la cantera a ciegas. Los equipos grandes han de hacerse con una base de la casa e incorporaciones del máximo nivel, sean de la nacionalidad que sean. Pero sí que es conveniente contar con una serie de jugadores identificados con el club y que completen la plantilla desde el trabajo y la profesionalidad por encima de otros intereses. Eso te lo da la cantera. Es el caso del carrilero diestro Carvajal, encumbrado y admirado por todo aquel conocedor de La Fábrica. Recambio de lujo para otro canterano que tuvo que salir del club para poder volver como uno de los mejores en su puesto: Álvaro Arbeloa. El Madrid se ha reservado una opción de recompra y tendrá que rascarse el bolsillo cuando quiera repescarlo tras haber triunfado en la Bundesliga. En cambio, Maicon parece el preferido de Mourinho, toda una promesa y una apuesta de futuro. Afortunadamente, no parece que se vaya a concretar la operación.

Pero para incorporar al Maicon de turno, primero han de salir los Gago, Altintop o Lass. Todos ellos fichados para completar lo que comúnmente conocemos como fondo de armario y que no han respondido a las expectativas creadas, cortando en seco la proyección de jugadores como Javi García, Esteban Granero o Rubén de la Red.

El último de esta lista es Álvaro Morata. El jugador madrileño (y madridista) tendrá ficha en el primer equipo la próxima temporada, pero todo apunta a que no tendrá muchas oportunidades. Por delante tiene a Gonzalo Higuaín y a Karim Benzema. Espero equivocarme, pero le veo saliendo en los minutos finales de ocho o diez partidos en el mejor de los casos. La afición madridista está ávida de ídolos de la casa, pero esto parecen obviarlo los dirigentes del club de Concha Espina.

Jese Rodríguez está siendo la sensación en el Europeo sub-19. Su hattrick a Portugal ha dado la vuelta al mundo y ha demostrado que tiene calidad para formar parte de la primera plantilla madridista, a pesar de contar aún con diecinueve años. La temporada es muy larga y podría haber minutos para todos. Lástima que el mediático entrenador portugués no piense lo mismo. Los ascensos del Castilla y el Real Madrid C a Segunda División y Segunda B respectivamente son una buena noticia para el club y una oportunidad para los jóvenes de la casa. Ellos serán los principales beneficiados, ya sea como escaparate para triunfar fuera o como trampolín hacía el primer equipo, lo que parece improbable a día de hoy.

1 comentario :

  1. Este artúclo no exento de razón...omite ciertos datos... por ejemplo el caso de Mata, llegó al Valencia y comenzó a jugar un poco cuando destituyeron a Quique tras año y medio en el club...tanto no destacaría cuando emigró...
    Al igual que Arbeloa, que no jugó ni la mitad de los partidos en el Depor...

    Aún con esto y casos similares, a todos los madridistas nos gustaría que el equipo fuese mucho más de la casa,pero la exigencia continua de ese escudo, conlleva ciertas cosas, y una de ellas es que es más facil arriesgar con fichajes a golpe de talonario, que poner a 4 chavales venidos de abajo.

    DM9

    ResponderEliminar