viernes, 27 de julio de 2012

Brasil, talento e individualismo a partes iguales

Neymar celebra el 3-0 ante Egipto / AFP
Las dos máximas favoritas para alzarse con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres debutaron ayer con suerte desigual: España cosechó una dura derrota ante Japón (0-1) ofreciendo una pobre imagen, mientras que Brasil ganó a Egipto por 3-2, estando a punto de desperdiciar la ventaja de tres goles lograda al descanso.
El debut de 'la canarinha' conllevó también el estreno en el campeonato de la estrella más mediática de los JJ. OO. en fútbol: Neymar. Los aficionados estábamos ávidos de ver al prometedor delantero del Santos en acción en una competición con rivales de primer nivel, ya que el ruido que suele despertar en los medios de comunicación es un tanto molesto para alguien al que solo habíamos visto jugar (la mayoría) en highlights.
En general, la impresión que dio Neymar fue la que desprendió todo su equipo: talento e individualismo a partes iguales. Tras golear fácilmente en la primera mitad y llegar al descanso 3-0 jugando a medio gas, en la segunda parte el conjunto brasileño se difuminó y se perdió en el juego individual de sus mejores jugadores. Egipto, equipo voluntarioso donde los haya, no desperdició la ‘empanada’ brasileña y consiguió recortar distancias hasta el 3-2, resultado que a la postre fue definitivo. No obstante, conviene no subestimar a un equipo cuyos jugadores de refresco fueron Ganso, Pato y Danilo.
Neymar logró el tercer tanto de la selección brasileña tras un remate de cabeza, y dio muestras, sin jugar un gran partido, de lo que puede llegar a hacer en un campo de fútbol a base de talento, regate y velocidad. Solo a la altura de estos aspectos está su individualismo en el terreno de juego: ser compañero de este jugador puede llegar a ser desesperante si esperas algún pase suyo en un momento puntual. Solo si consigue limar este aspecto de su juego, podrá desarrollar todo su talento en una gran liga europea, pero, de momento, ni Barça ni Madrid colocarían al brasileño en su once titular.
Esta victoria de Brasil hace que, si se cumple la lógica en las dos jornadas de grupo que quedan, España se las verá con la canarinha en la ronda de cuartos de final. Un partido que parecía reservado para la gran final pero que, debido al pinchazo de España con Japón, se puede adelantar de forma inesperada. No obstante, hay que estar tranquilos porque, visto lo visto ayer, España solo puede ir a mejor.

No hay comentarios :

Publicar un comentario