sábado, 16 de junio de 2012

¿Te acuerdas de... Alfonso Pérez?

EL DELANTERO DE LAS BOTAS BLANCAS
Cromo de Alfonso, Temporada 95-96 / Minuto 91
Antes de que esta Selección Española fuera lo que hoy es, hubo otros grupos que se pusieron la elástica roja y que afrontaron competiciones internacionales como favoritas para levantar el trofeo. Equipos en los que figuraban estrellas de la talla de Raúl, Guardiola, Morientes o Mendieta. Una de esas competiciones fue la Eurocopa del 2000, que ya recordó nuestro compañero Javier en el último ¿Te acuerdas de…? En aquel equipo destacó Alfonso Pérez, que anotó ante Yugoslavia un gol en los minutos finales que nos sirvió para pasar a cuartos de final.

Alfonso Pérez Múñoz (26 de septiembre de 1972, Getafe, Madrid) fue un jugador de esos que dicen especiales. Le costó mucho mantener un nivel alto durante muchos años seguidos. Si bien, por etapas fue uno de los mejores jugadores nacionales, a menudo acostumbraba a rebajar ese nivel llegando a convertirse en un jugador discreto. Delantero rápido y astuto, que iba bien por arriba y gozaba de un oportunismo fantástico. En la línea de otros arietes como Oli, Raúl o Tamudo, nunca destacó por encima del resto en ninguna faceta del juego, pero sí que aprobaba en todas, lo que le hacía ser un jugador importante.

El delantero nació en el municipio de Getafe y comenzó su trayectoria en las categorías inferiores del Real Madrid dando en 1990 el salto al primer equipo. Tras cinco años en el equipo merengue, el Real Betis consiguió su cesión y al año siguiente se hizo con el jugador en propiedad.

Si comparamos sus números con los de hoy en día, Alfonso no rompería registros en ningún caso. Sin embargo, con un equipo de la humildad del Betis fue capaz de anotar casi 60 goles en cinco temporadas. Si además contamos con el handicap de que el jugador nunca fue un nueve puro, entenderemos mejor que sus números están a la altura de los mejores del momento.

Tras su gran actuación en la Eurocopa de los Países Bajos en el 2000, El FC Barcelona puso sus ojos en él. El club catalán ya lo había intentado antes, sin embargo, la irrupción en el panorama de un joven llamado Ronaldo truncó su fichaje.  El tiempo dio la razón al club presidido por José Luis Núñez.

En la presentación del delantero madrileño sucedió algo que los aficionados merengues nunca podrán perdonarle. En la rueda de prensa, Alfonso afirmó que él desde pequeño había sido simpatizante del club culé, ya que un directivo le había regalado una insignia con el escudo del Barça. Este hecho, poco creíble en el caso de un jugador madrileño que militaba en la cantera del Madrid, causó gran revuelo e hizo que muchos aficionados se ensañaran con él en sus cánticos. No obstante, actualmente milita en el equipo de fútbol indoor del Real Madrid.

En el FC Barcelona nunca llegó a cuajar el delantero de las botas blancas. Las lesiones se cebaron con él y nunca disfrutó de continuidad, ya que la competencia fue feroz: Kluivert, Dani, Saviola... Además el equipo atravesó una feroz crisis institucional que hizo imposible alcanzar los resultados marcados. Por ello, a mitad de su segunda temporada acabó cedido en el Olympique de Marsella, por donde pasó con más pena que gloria. Regresó al Betis, donde continuó su calvario con las lesiones. Por ello en 2005, con 33 años, decidió que era el momento de colgar las botas (blancas).

Con la selección nacional su papel fue bastante destacado. Disputó un total de 38 partidos y tomó parte en el equipo que en 1992 logró el Oro Olímpico en Barcelona. Además anotó 11 goles con La Roja y participó en dos Eurocopas (1996 y 2000) y un Mundial (1998).

No hay comentarios :

Publicar un comentario