sábado, 9 de junio de 2012

Rusia no quiere juegos

Arshavin fue el mejor de Rusia ante República Checa / AFP
La primera jornada de la Eurocopa de Ucrania y Polonia ofreció una de cal y otra de arena en lo que a calidad futbolística se refiere en la disputa de los dos encuentros del Grupo A (por lo visto ayer, el más flojo de los cuatro). La anfitriona, Polonia, y la campeona en 2004, Grecia, fueron las encargadas de aburrir a los aficionados que acudieron al Estadio Nacional de Varsovia a animar al equipo local con el empate a uno que finalmente reflejó el marcador. Por otra parte, Rusia se exhibió en su estreno ante una débil República Checa (4-1).
El color de las gradas polacas fue lo mejor de un partido inaugural poco atractivo de antemano, que acabó cumpliendo los pronósticos a pesar de la emoción que Velasco Carballo quiso imprimir al encuentro. El árbitro español tuvo un partido penoso y se mostró bastante riguroso a la hora de mostrar las cartulinas. De hecho, expulsó al defensa griego Papastathopoulos por doble amarilla y al portero polaco Szczesny por roja directa. A pesar del gol inicial de Lewandowski, los griegos pudieron empatar tras un fallo de la defensa polaca, que acabó aprovechando Salpigidis. A pesar de su inferioridad numérica los de Fernando Santos pudieron conseguir los tres puntos si el veterano Karagounis no hubiera fallado una pena máxima en la segunda mitad que hubiese puesto en bandeja la clasificación para cuartos de final del combinado heleno.
El otro partido del grupo sirvió para sacarnos de dudas y poder distinguir más claramente al rival más fuerte de los cuatro. Efectivamente, fue la Rusia de Dick Advocaat la que puso el talento y los goles en el encuentro disputado ante la República Checa, un equipo en el que Rosicky tiene más peso específico del que puede soportar. Días como los de ayer, donde el exquisito jugador del Arsenal estuvo desaparecido, son sinónimo derrota para el conjunto checo. Otra de las claves del partido fue la resurrección de Arshavin, que manejó a su antojo el partido y apareció siempre que su equipo le requirió. Además, el gran acierto de Dzagoev eclipsó al fallón delantero ruso Kerzhakov, ex del Sevilla, que no paró de disparar en todos los sentidos menos en el que debía: la meta de Cech. Desaprovechar oportunidades en un torneo tan corto es casi tan lapidario como que el jugador que te sustituya meta el mejor gol de la tarde (el cuarto de Pavlyuchenko). Lo que quedó claro ayer fue que no será fácil eliminar a un equipo como el ruso si los de Advocaat siguen eligiendo tan bien las posiciones de remate. Talento para ello tienen.
El martes viviremos la segunda jornada del grupo A, con los partidos de Grecia contra República Checa (18:00h) y de Polonia contra Rusia (20.45h.).

No hay comentarios :

Publicar un comentario