domingo, 17 de junio de 2012

Mucho ruido y pocas nueces

Kerzhakov lamentándose en el partido de anoche / RT
Entro fuerte Rusia en esta Eurocopa 2012. La goleada que le endosó a la selección de la República Checa en el primer partido del Grupo A hacía prever que los de Advocaat podrían llegar muy lejos en la competición. Pues ya llegaron. Los rusos se van para a casa con la sensación de poder haber hecho algo más. Se han quedado fuera de un grupo en el que pasan su víctima en el primer partido, los checos, y la selección griega. Equipos, sobre todo Grecia, que no han demostrado absolutamente nada en los tres primeros partidos.
Ni Arshavin, ni Pavlyuchenko, ni Denisov, ni la gran sorpresa Dzagoev han ejercido de salvavidas de su selección. Todos ellos empezaron haciendo mucho ruido, pero con el paso de los partidos han ido quedándose atrás. La selección rusa se queda finalmente a los mismos puntos que Grecia (4) y tan solo con dos menos que la primera del grupo, la República Checa (6). Cierra el grupo una de las anfitrionas, Polonia, con únicamente 2 empates y una derrota. Mejor imagen de lo que aparenta el puesto que ocupa en el grupo, la selección polaca ha ofrecido un buen fútbol de toque con un delantero, Lewandowski, que ha dado motivos para que los grandes se empiecen a fijar en él.
Los partidos que enfrentaron anoche a las selecciones griega y rusa, por un lado, y a la polaca y checa, por otro, cerró el primero de los grupos de este Europeo 2012. El inicio de la tarde de ayer se intuía complicado para los cuatro conjuntos. Todos podían quedar fuera en cuestión de segundos. Así pasó con el gol de Jiracek en el minuto 72. El gol del delantero del Wolfsburgo suponía la clasificación automática de su selección y un empujoncito al abismo a una selección rusa que para ese momento no era capaz de asaltar a la defensa griega. Tintes de tragedia, de tragedia griega. La estructura de la defensa helena no tuvo nada que envidiar al infranqueable ejército liderado por Agamenon que tanta importancia ha tenido en la historia del país griego.
En el otro partido de la jornada del Grupo A, Polonia aspiraba a acabar con el sueño checo. El conjunto anfitrión no ha podido hacerse con la victoria en ninguno de los encuentros que ha disputado. Por juego perfectamente podría haber pasado. Grecia, la segunda de grupo y, por consiguiente cuarto finalista de la Euro, ha practicado un juego mucho más rácano. La estadística apoya la teoría de que el conjunto dirigido por Fernando Santos no ha hecho méritos para pasar de la fase de grupos. Apenas 10 tiros a puerta en los tres encuentros. De ellos, un empate a uno frente a Polonia y la victoria por la mínima de anoche frente a Rusia.
Las esperanzas se quedan atrás. La realidad de hoy es esa: Rusia está fuera. Al igual que ella se quedarán otros conjuntos de los denominados “favoritos”. De su grupo eran ellos por juego y por calidad de sus miembros. Ya no hay margen de maniobra, ni tiempo para las lamentaciones. Junto a ella se queda en casa Polonia que no supo darle a su afición lo que desde hace tantos años necesitan. Parecía que este podía ser el año de los polacos. El año de acabar con una mala racha que dura demasiados años.
Las dos selecciones clasificadas se verán las caras con los “cocos” de la competición. El Grupo de la Muerte será del que salgan sus rivales. Alemania, Dinamarca, Holanda o Portugal. Sea cual sea, parece que cualquiera de ellas tiene mayores opciones de ganar tanto a Grecia como a la República Checa. El cuadro avanza y poco a poco se empiezan a apreciar los emparejamientos que nos deleitarán en los cuartos de final. De momento ya tenemos dos equipos. ¿Sorpresa o esperado? De cualquier manera, la grandeza de este deporte es la que hace que, a veces, los más grandes se queden y los más pequeños progresen con el fin de sorprender a un continente entero.

No hay comentarios :

Publicar un comentario