lunes, 11 de junio de 2012

Los viejos rockeros nunca mueren

Shevchenko celebrando uno de sus dos tantos de hoy / as.com
En una jornada en la que los focos se centraban en el partido que enfrentaba a Inglaterra y a Francia en el primer partido del Grupo D, dejó a estos dos teóricos favoritos por debajo de una Ucrania que recupera a uno de los grandes de la historia del fútbol. Andriy Shevchenko sacó a su selección del pozo, remontando un 1-0 en contra, para, poner a Suecia contra las cuerdas en esta Eurocopa.
Nadie podía imaginar que un jugador que ya cuenta los partidos que le quedan para su retirada definitiva de los terrenos de juego, podría hundir él solito a una de las selecciones que pretendían alcanzar, al menos, el último partido de su grupo con aspiraciones de clasificarse para los cuartos. Con un doblete histórico, esta es la primera Eurocopa que juega su selección, y propio de los grandes delanteros acabó con un desesperado Ibrahimovic. Lástima de jugador el sueco. Su enorme calidad queda manchada por sus malas formas y por su prepotencia.
El partido dejó muestras de un gran fútbol combinativo en el medio campo, sobre todo por parte del lado ucraniano, en la que la calidad individual de los suecos no lo pudo superar. Ni Ibra, ni Toivonen, ni Larsson, ni más tarde Elmander pudieron con la bien posicionada defensa local. A ello se sumó la contundencia en el robo y la calidad en la posterior distribución del centrocampista del Bayern de Munich, Tymoschuk. Él ejerció de complemento perfecto de las buenas bandas que posee el conjunto de Oleg Blokhin. El técnico, vieja leyenda del país co-organizador, sabe cómo sacar lo máximo de los suyos, especialmente de aquel que durante años ocupó su sitio en el reinado de los jugadores ucranianos.
Por su parte, Francia e Inglaterra volvieron a dejar un sabor agridulce. Ambas selecciones no mostraron todo aquello que muchos esperamos de su juego. Francia, la tapada de esta Euro para muchos, no supo dar rienda suelta al juego que se le debería exigir viendo el once inicial. Ribery, Nasri, Benzema. Ninguno de ellos pudo hacer jugar a su equipo. La asociación entre  los tres apenas existió. La ausencia del, en mi humilde opinión, eje de la medular gala, Jeremy Mènez le pasó factura al conjunto de Laurent Blanc.
Mejor partido de los bleu que de Inglaterra. El cambio de ciclo ya consumado la coloca en todas las quinielas y con razón. Una defensa de jugadores que ya destacan en sus clubes, su mediocampo adaptado al siempre característico juego de músculo francés de los años de Makelele o Vieira y una delantera colmada de calidad exquisita dan fé del borrón y cuenta nueva. Lo tiene todo para llegar a lo más alto. Lo tuvo en el Mundial del 98 y en la Euro de 2000. A falta de un jugador que liberara a Karim Benzema, el delantero blanco juega mejor con un “9” por delante, Blanc le ganó la partida a Hodgson en lo táctico.
El conjunto inglés mostró su peor cara. Empeñado en renunciar a las bases que hacen grande a este deporte, el cual ellos inventaron y que, a día de hoy, parecen desconocer. Nada o casi nada se pudo ver del fútbol de Premier. Ese juego rápido, incansable y vertical que tanta afición tienen a sus pies y que, con partidos como el de esta tarde, van perdiendo. Sin un centro del campo que sepa completar las muchas cualidades de Scott Parker, no puede abastecer a Rooney, única esperanza inglesa, de balones con peligro. Buen equipo, poco trabajado y algo enrarecido en el planteamiento. Las ilusiones puestas en la juventud que viene apretando fuerte son las mayores esperanzas de su afición. Wellbeck, Jones, Walcott y, sobre todo, Oxlade-Chamberlain son la nueva generación que en esta Euro irán apareciendo para llevar a esta selección hasta su sitio en Europa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario