miércoles, 13 de junio de 2012

Los rusos son los más alegres

Blaszczykowski celebra el empate a uno / AP
Tras cinco días de partidos en la Eurocopa, pocos podíamos imaginar que la tarde más divertida de la competición a estas alturas la ofrecerían los equipos presentes en el Grupo A. No obstante, es injusto poner al mismo nivel a Grecia y Rusia, por ello a continuación analizamos lo que fueron los partidos de ayer.
La República Checa llegaba al partido contra Grecia después de ser vapuleada por Rusia en la primera jornada, pero con la sensación de poder ofrecer un nivel más alto que el exhibido en dicho partido. Para ello, necesitaba a su mejor jugador, el ‘gunner’ Rosicky, desaparecido contra Rusia y clave si los checos quieren estar en cuartos. El arranque de los jugadores de Michal Bilek fue fulminante, y en siete minutos se pusieron 2-0 con goles de Jiracek y Pilar (que ya había marcado el gol ante Rusia). A partir de ahí, el ‘10’ checho tomó el control y esto, unido a que Grecia es una de las selecciones del torneo con menos fútbol, hicieron que la primera parte pasara plácidamente para la República Checa. En la reanudación no volvió Rosicky, lesionado, y Grecia tomó el control del juego, pero fue Cech el que permitió que el combinado heleno soñara con puntuar tras un clamoroso error que Gekas aprovechó a la perfección para acortar distancias. A partir de ahí, nada. Ni una ocasión clara, a pesar de los tres delanteros que acabó poniendo Santos sobre el terreno de juego. Con este resultado, los checos se ponen segundos de grupo por detrás de Rusia, el equipo más divertido de ver para los espectadores hasta este momento de competición.
Dos de las razones de que Rusia haya causado sensación en este inicio de Eurocopa tienen nombre propio: Dzagoev, máximo goleador (3 tantos) y Arshavin, mejor jugador del torneo hasta el momento. Parece que al ex futbolista del Arsenal le motivan especialmente estas competiciones y ha vuelto a jugar al gran nivel que le llevó a fichar por el club ‘gunner’. El punto conseguido por los polacos con el empate a uno tiene un valor enorme dada la diferencia de talento presente en ambas selecciones. El físico, el trabajo y el aliento de su afición tuvieron recompensa con el golazo (el mejor de la Eurocopa 2012 hasta ahora) de Blaszczykowski. El partido, de los de ida y vuelta, pudo haber acabado con cualquier otro resultado, pero, en general, se vio a un equipo ruso superior, que no ganó por la imprecisión de sus jugadores en el último pase. Además, volvimos a presenciar una exhibición de desaciertos del delantero titular ruso, Kerzhakov, un torrente de actividad sobre el campo que se minimiza a la hora de disparar a puerta.

La disposición del grupo en estos momentos apunta a la segura clasificación de los de Dick Advocaat como primeros de grupo, ya que se enfrentan a Grecia en el último encuentro, mientras que Polonia y República Checa se jugarán el otro puesto. Un empate clasifica a los checos, así que a los anfitriones solo les vale la victoria. Sin duda, el público tendrá que ser un factor determinante si quieren conseguirlo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario