miércoles, 6 de junio de 2012

Los rivales de España: Italia

ITALIA NO ASUSTA COMO ANTES
Balotelli se lamenta en el último partido ante Rusia / Goal.com
Cuando pensamos en Italia son varias las imágenes que acuden a nuestra memoria. Los de mi generación hasta hace muy poco seguíamos soñando con aquella camiseta blanca manchada de sangre y lágrimas sobre el césped del Foxboro Stadium de Boston. Antes, nuestros padres ya se habían llevado varias desilusiones ante una selección que, según sostiene algún ventajista, ganaba sin merecerlo. Afortunadamente, nuestros primos pequeños y sobrinos solo recordarán esa mítica carrera de Fábregas que solo celebraba un gol, pero que al mismo tiempo desterraba viejos fantasmas.

La Italia de hoy es bien distinta de aquellas. Se trata de un equipo sin la autoridad que se le presupone a toda una selección tetracampeona del mundo. El relevo generacional necesario del equipo que en 2006 se alzase con el título mundial en Alemania no se ha sabido encauzar, ya que no han surgido alternativas reales que mejoren a ciertos veteranos jugadores. Bien es cierto que son pocos los nombres que se mantienen (Buffon, Pirlo y De Rossi), pero los que han llegado no parecen estar a la altura.
Cesare Prandelli ha firmado una fase de clasificación excelente, en la que apenas ha cedido cuatro puntos y de la que su equipo ha salido invicto. Sin embargo, son muchos los acontecimientos que han contribuido a crear un clima poco idóneo para afrontar una cita como la Eurocopa.
El primer revés llegó con los problemas de corazón de Antonio Cassano. Talentino sufrió un ictus isquémico del que tuvo que ser intervenido y que le mantuvo alejado de los terrenos de juego durante seis meses. Su participación en el torneo fue una incógnita hasta el último momento. Ahora es una realidad, pero su rendimiento mantiene aún el interrogante, pues apenas ha tenido continuidad con el AC Milan. No obstante, en los partidos de preparación se le ha visto con ganas y, si Antonio está bien, su selección ha de notarlo, pues la creatividad que aporta en los metros finales está a la altura de los mejores del mundo. Su cabeza también determinará hasta dónde quiere llegar en esta Eurocopa, pues son muchas las muestras de indisciplina que este jugador ha protagonizado a lo largo de su carrera.
La incertidumbre sobre el mayor crack italiano del momento siempre ha estado ahí. Confiar las esperanzas goleadores a un hombre como Mario Balotelli, a buen seguro impide conciliar el sueño al seleccionador. De calidad incuestionable, su carácter díscolo y problemático hacen que su participación desde el inicio se convierta en un factor de riesgo. Más aún si existe el peligro de agravios racistas desde la grada, a los que ya se ha referido el italiano: “Si alguien me tira un plátano, iré a la cárcel porque lo mataré”. Llamativas declaraciones que contribuyen a avivar el fuego de la desconfianza sobre su capacidad para echarse a su equipo a la espalda. Solo ha participado en dos citas de la fase de clasificación, pero todo hace indicar que será fijo en el once titular que se enfrente a España el 10 de Junio. Balotelli-Cassano: talento y desconfianza a partes iguales.
Y hace menos de un mes volvió a estallar un escándalo relacionado con la compra de partidos. Las autoridades destaparon varios casos de supuesta corrupción en los que estaban involucrados personajes de todas las esferas del Calcio, entre los que destacan Antonio Conte, entrenador de Juventus; Stefano Mauri, capitán del Lazio; o Domenico Criscito, defensa del Zenit de San Petersburgo y que ha sido apartado de la concentración por el seleccionador. Una vez más el fútbol italiano vuelve a sacar su lado más oscuro y deshonesto.
A esta inconveniente mezcolanza de enfermedades, indisciplina y turbios comportamientos se unió la Madre Tierra, que el 29 de mayo sacudió Italia con un terrible terremoto que se cobró la vida de más de una decena de personas y que obligó a suspender el Italia-Luxemburgo programado para ese día.
Los dos primeros aspectos en nada alteraron los resultados de la selección azzurra en la fase de clasificación. En cambio, el tema de las apuestas ilegales sí parece haber hecho daño, pues Italia no mostró su mejor cara en el último amistoso al perder frente a Rusia de manera estrepitosa (0-3). Esto hace que nos acordemos de precedentes similares de los que Italia salió reforzada hasta el punto de lograr los títulos mundiales de 1934, 1982 y 2006.
Volviendo al césped, la sobriedad en este equipo la aporta Andrea Pirlo. Indiscutible para Prandelli, está llamado a llevar la manija de su equipo. Sobre él recae la faceta de creación de una selección seria defensivamente, pero perezosa en la creación de juego. Si Pirlo está a buen nivel, Italia asciende en el ranking de favoritas. No obstante, la mejor versión de Pirlo está aún por debajo de Xavi y, sobre todo, de Iniesta. España parte como favorita ante Italia, que sigue siendo Italia, pero que no asusta como antaño. De Rossi será el otro protagonista en la medular. Jugador combativo que rinde siempre pero que produce poco fútbol. Más implicado en labores de destrucción, su trabajo es loable y quizá pueda ser de gran utilidad para secar a los bajitos de España.
Buffon se mantiene fijo bajo los palos. Hace cuatro años cedió el cetro mundial a Casillas en aquella tanda de penaltis pero sigue siendo uno de los mejores porteros del mundo. En la línea defensiva surge el mayor número de dudas. Solo Chiellini se ha mantenido inamovible en todos los partidos de preparación. Le acompañará Maggio en el lateral derecho, pero el lateral izquierdo y el central diestro aún no están claros. En el centro, el técnico ha probado con Barzagli y Ranocchia; y no parece tenerlo claro aún. En cambio, en el lateral zurdo Balzaretti parece el favorito de Prandelli.
La selección transalpina, como España entre otras, apenas lleva cuatro días con todos sus efectivos. Esto hace que las dudas respecto al once tipo en la Euro aún no se hayan podido disipar. Suyo debe ser el segundo puesto que da acceso a los cuartos de final. Serviría para superar el bochorno del último mundial y a un único partido ya sabemos de lo que son capaces nuestros vecinos. Lo que sí está claro es que nuestra selección es favorita. La Eurocopa no concede margen de maniobra, pues no existen rivales tan asequibles como en las citas mundialistas, pero el nivel de esta Italia, puesto por puesto, es claramente inferior al del combinado nacional español. Dentro de cuatro días veremos cuánto de cierto hay en estas palabras.

No hay comentarios :

Publicar un comentario