lunes, 4 de junio de 2012

Iniesta hace sonreír al fútbol

Iniesta siendo felicitado por sus compañeros / Marca.com
Cuando las cosas no salen como el guión marca, siempre es bueno tener a un hombre como Iniesta. El manchego juega al fútbol a un nivel diferente al resto. Se vio ayer en el partido que enfrentó a España y a China en La Cartuja que finalizó con 1-0 a favor del combinado español.

Un partido feo, con un equipo encerrado atrás y que supo salir rápido en las contras. Con España intentando hacer su juego una y otra vez, sin desesperarse, pero sin traducir ese dominio en claras ocasiones de gol. Una tediosa posesión de balón que provocó que más de uno viera en el horizonte a la selección italiana convertida en un gigante. Así se llegó al final de los 45 minutos pre-Iniesta.

Con la inquietud agarrada a los nervios llegó la segunda parte y Andrés Iniestá entró el campo sustituyendo a Busquets. En ese momento se iluminaron las caras de los aficionados que estaban en el estadio y las de los que lo estábamos viendo por la tele. Su primer contacto con el balón coincidió con la mayor ovación de la noche, sabedores los aficionados de que ahí comenzaba otro partido.

Los jugadores chinos se multiplicaban en labores defensivas pero no había manera de adivinar las intenciones del astro manchego. En el minuto 63 del partido llegó la jugada de la noche. Iniesta bajó un balón del cielo y con dos caricias al balón se zafó de dos defensas dentro del área. En ese momento parecía que el partido fuese a cámara lenta, en slow motion. Iniesta, haciendo poesía donde a otros solo serían capaces de trenzar frases inconexas. Controló el balón y con un toque sutil puso el balón en el larguero ante la atónita mirada del cancerbero chino. No entró. Perdió el fútbol. Perdimos todos.

Pero su recital no acabó ahí. El encuentro se había convertido en una auténtica misión imposible. Todos los intentos españoles se encontraban con el portero o con la madera. Parecía que el destino hubiese condenado al partido al cerocerismo. Hasta que Iniesta volvió a coger el pincel para dibujarnos otra jugada marca de la casa. Corría ya el minuto 84 cuando el balón e Iniesta se reconciliaron en el costado izquierdo del área china. Avanzó con él, amagando el pase ente dos contrarios hasta que llegó a la línea de fondo y regaló el gol a Silva (el otro destacado de la noche) que solo tuvo que empujarla para culminar la obra maestra que sentenciaba el partido.

La conclusión del partido es que si Don Andrés se mantiene a este nivel es prácticamente imposible que algún equipo plante cara a esta selección. Es el mejor de todos. Lo malo es que todos los rivales también vieron el partido. Thiago Motta ya cuenta los días que quedan para tener cerca al genio de Fuentealbilla. Sería una gran noticia que el manchego saliese ileso del primer partido de la Eurocopa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario