lunes, 25 de junio de 2012

España ya está en su sitio

Xabi Alonso celebrando uno de sus dos goles / La Vanguardia
La suerte está echada. El cuadro de las semifinales de esta Euro 2012 se resolvió anoche con la victoria de Italia en la tanda de penaltis ante la Inglaterra de Roy Hodgson que se va del torneo acompañada de una pobre, muy pobre imagen. Con las ya clasificadas Alemania (rival de Italia) y de Portugal, España ya sabe cuales serán los últimos escalones que tendrá que subir para alcanzar la gloria, el súmmum futbolístico. La meta: llegar donde nadie llegó.
La Roja ya está donde se merece. Volvemos a estar entre las cuatro mejores selecciones de Europa. El Viejo Continente vuelve a rendirse al juego de los nuestros y no es para menos. La imagen ofrecida el pasado sábado frente a Francia es digna de muy pocos, tan solo de unos privilegiados de este deporte. Los dos goles de Xabi Alonso, descomunal el partido del tolosarra, fueron una mera anécdota, un mínimo castigo para el planteamiento rácano de la selección gala.
De principio a fin el dominio español fue aplastante. Ni Italia, ni Alemania, ni Portugal demostraron en sus respectivos encuentros una superioridad tan apabullante. Germanos y portugueses sufrieron ante selecciones a priori de un nivel inferior. Mientras, ala azurra le costó cerrar su partido, a pesar de realizar un encuentro completo y atractivo, aspectos a los que no nos tiene acostumbrado la selección italiana. Quizás todas ellas acusan en demasía una enfermedad que comienza a aparecer en muchos combinados nacionales: la “españolitis”. El juego de los de Del Bosque ya es la envidia de todos. Si no es intentando imitar su fútbol, es adaptando sus alineaciones al “Tiki-taka” de los nuestros. España es sueño y pesadillas para todos ellos.
Su última victima, personificada en la figura del seleccionador bleu Laurent Blanc, vio como sus horas y horas de visionado del rival se iban a pique en los primeros 45 minutos. De nada le sirvió su once inicial destinado más a aguantar el 0-0 hasta los añorados penaltis que a intentar robarle la posesión a La Roja. Su doble lateral derecho vio como Jordi Alba rompía una y otra vez. En una de estas encontró la cabeza de Xabi Alonso para devolver el aliento a todos los que en ese momento rematamos el centro al fondo de las redes. Solo valió el suyo. El 14 encarriló el encuentro y lo sentenció en la segunda mitad al transformar una pena máxima provocada por Pedro. Partido número 100, dos goles, “Man of the match” y a otra cosa. ¡Qué pase el siguiente!
Ahora espera Portugal. España vuelve a encontrarse por el camino a una selección que ya nos puso en serios apuros en el pasado Mundial y, meses más tarde, nos despertaría de la pájara con un contundente y bochornoso 4-0. ¿Miedo? Nunca. Los rivales hacen grandes las victorias. La selección lusa lo es y seguro lo demostrará el próximo miércoles. Ya dejamos al pollo o al gallo corriendo sin cabeza. Es momento de demostrar a nuestros vecinos las credenciales para hacernos más grandes si cabe. Con una defensa seria como la de hasta ahora, un centro del campo organizado y bien estructurado y una delantera (con o sin nueve) de tanta calidad, conseguiremos los ingredientes que nos están llevando por el camino del éxito. Dejemos hacer al seleccionador. Él mejor que nadie sabe cómo sacar el máximo partido a los 23 seleccionados. Hasta ahora acertó siempre y seguro lo seguirá haciendo. ¡Vamos España!

No hay comentarios :

Publicar un comentario