domingo, 17 de junio de 2012

El Valladolid regresa a la élite

Rueda celebra el gol en el partido de ida en Santo Domingo / Marca.com
Fue un play-off de ensueño. Desigual sobre el papel pero muy competido sobre el verde. Finalmente se impuso el mejor equipo, el que más lo mereció a lo largo de los 42 partidos de temporada regular. Porque el Real Valladolid ha sido el tercer mejor equipo de la Liga Adelante. Así lo demostró su bagaje de puntos (nueve más que el cuarto clasificado: Alcorcón).

Dos partidos diferentes. En el primero fue el Valladolid quien llevó el peso del partido, el cual no supo materializar en ocasiones de gol. Fruto de un error defensivo en el repliegue alfarero llegó el gol de Javi Guerra, que apenas había gozado de oportunidades. Sisi fue una continua amenaza para el Alcorcón, con su velocidad y apariciones desde segunda línea. Sin embargo, el equipo amarillo se repuso a las adversidades y asedió la portería rival durante los últimos veinte minutos de partido sin obtener el premio del gol. Con un 0-1 afrontó el Valladolid el partido de vuelta, quizá con exceso de confianza. En Zorrilla salió el Alcorcón a por todo, dominando desde el primer minuto y gozando de un mayor número de ocasiones. Al filo del descanso llegó el gol de Fernando Sales que acercaba el sueño. Le hacía falta un gol más al conjunto madrileño. Sin embargo, en una contra perfectamente llevada por Óscar, Javi Guerra puso las tablas y despertó de su sueño a su rival. No se rindieron los alcorconeros, que atacaron una y otra vez en busca del gol de la victoria, el gol de Primera. No llegó y el Valladolid regresó a la élite.

El equipo vallisoletano ha realizado una magnífica temporada, jugando al fútbol un punto por encima de sus rivales. Con una plantilla compensada en la que destacan hombres como Nauzet Alemán, Sisi o el goleador Javi Guerra. Este trío ha rallado a gran nivel en el último tercio de temporada, momento en el cual se ha de cimentar lo conseguido durante los meses anteriores. Miroslav Djukic ha sabido transmitir a sus pupilos el gusto por el fútbol de toque en el que un patadón significa poco menos que una deshonra. Esa lección se la aprendió bien Jaime, Trofeo Zamora de la categoría; y, posteriormente en el play-off, Dani Hernández, que supo salvaguardar la meta de su equipo ante la baja del portero titular.

Por su parte, el Alcorcón fue el invitado a la fiesta. El que no tenía nada que perder y jugó estos cuatro partidos con el único objetivo de disfrutar. Los hombres entrenados por Anquela se convirtieron en auténticos héroes llegando a disputar el último partido oficial de la temporada española. Nadie lo habría imaginado en el mes de septiembre. Hombres como Manu Herrera, Agus, Rubén Sanz, Montañés, Quini u Oriol Riera (por destacar algunos) han dignificado el fútbol humilde. Con un presupuesto de los más bajos de la categoría y las cuentas saneadas, el Alcorcón ha demostrado que existe la recompensa al trabajo bien hecho. Quizá se hayan cimentado las bases para un proyecto de futuro en el que el ascenso sea el objetivo principal. Con los pies en el suelo se puede hacer algo grande.

Así se unió el conjunto castellano-leonés a Celta de Vigo y Deportivo de la Coruña como nuevo equipo de la Liga BBVA. Dos años ha permanecido el equipo en la categoría de plata del fútbol español, después de descender a manos de Javier Clemente, que protagonizó un remontada tan espectacular como improductiva. La siguiente debe ser la temporada del asentamiento en la categoría. La permanencia debe ser el objetivo, con la continuidad de un grupo que sabe a lo que juega y un entrenador que ha sabido guiarles.

No hay comentarios :

Publicar un comentario