miércoles, 6 de junio de 2012

El camino hacia Primera: AD Alcorcón

EN ALCORCÓN NO QUEREMOS DESPERTAR
La afición alfarera en el Estadio de Los Pajaritos / adalcorcon.com
 
Víctor Guillén Pérez. La noche del domingo 3 de junio cuando veía las caras de los jugadores del Alcorcón, de los aficionados y escuchaba los petardos y cánticos por la ciudad me venían muchas cosas a la cabeza. El primero Vicente Del Bosque cuando dijo el otro día que el fútbol no soluciona problemas y al seleccionador (como casi siempre) no le falta razón... Pero ¿alguien conoce algo que sea capaz de sacar tantas sonrisas y generar  tanta ilusión al mismo tiempo?
T
ambién recordaba un Santo Domingo de una mañana cualquiera de 2006 o 2007 con mucho frío, algo más de 500 aficionados en el campo y con el objetivo de sumar tres puntos para no descender a tercera. Recordaba la primera entrevista a Nico Rodriguez, el director deportivo, en la que recién llegado al Alcorcón después de retirarse del fútbol decía: "Al Alcorcón tienen que venir jugadores con hambre" A veces pienso que esto que está sucediendo estaba en algún rincón de su cabeza. Pero también volvía a visualizar imágenes del último año... Un equipo sólido en defensa, que sabe a que juega, que desborda en banda, que aprovecha las jugadas de estrategia, que bascula como nadie y, por encima de todo, un EQUIPO. Y sin poderlo evitar volvía a mirar atrás y recordaba la llegada de Anquela a Alcorcón. Algunos dijeron Juan Antonio Albacete, ¿qué?

Juan Antonio Albacete Anquela llegó como es él, sin hacer ruido, sin grandes alaracas y con el objetivo de mantener al equipo en 2ªB. Él es y será un hombre de fútbol, introvertido, trabajador, humilde y con una de las sonrisas mas sinceras de este mundo del balón. Con fama de apagafuegos hasta que llegó a Alcorcón. Donde para empezar le dejaron trabajar (algo vital, señores, y que sucede poco) Anquela siempre dice que cogió a un plantel muy bien trabajado (por Oscar Garro) pero sin confianza . Y lo salvó del descenso. Después vino el primer play-off: para el míster el gol más importante fue el de Susaeta en Navalcarnero que dio ese primer play-off "porque nos hizo creer que éramos capaces",  y no se ascendió... Y al año siguiente el R.Madrid en Copa, ¡Lo nunca visto, la locura! Cómo olvidar las caras de Juanma, Rubén o Alberdi cuando vieron que les tocó el R.Madrid... "Manolo, pero ¡mira quién nos visita, contra quién jugamos! ¿cómo lo vamos hacer?" dijo Anquela a su segundo.

Pero se hizo. Se eliminó al Madrid. El Alcorconazo. Pero el club sabía que de esto no se come. Por eso se luchó por ser primero de grupo y se acabó ascendiendo con un gol de Iñigo López y remontando un 0-2 en contra en el último suspiro... Made in Alcorcon.

Y sigo repasando caras de aficionados, comentarios, celebraciones de jugadores como Rubén Sanz. Eterno Capitán con casi diez años en el club. Y me viene una frase: "No podemos olvidar quiénes somos ni de dónde venimos". Miles de veces he escuchado a Anquela decir esto en sala de prensa en 2ºB inclusive. Y es verdad, míster. Por eso no olvido que en 2007 el club se jugaba en Puertollano no descender a tercera en la última jornada, ¡en 2007!

Y ahora otro lío en el que nos hemos metido: el play-off de ascenso a Primera. El Alcorcón es el invitado sorpresa al baile. Deportivamente hay mimbres. Un gran portero, de Primera, Manu Herrera. Defensivamente seriedad y seguridad (Agus, Babin, Angel, Nagore, Rueda...), en el centro del campo la manija para la creatividad: Sergio Mora. En la izquierda quien marca las diferencias es Montañes, en la derecha la experiencia Sales, de enganche quien inventa es Miguelez y quien siempre está y aparece cuando menos lo esperas Borja (ese gol de falta en Ontinyent no se olvida). Arriba el Gol es Quini. Y además este equipo tiene alternativas: Oriol Riera, de menos a más. Un delantero que participa, presiona, pasa, va bien de cabeza y tiene gol. Carlos Martínez, un guante en la zurda; Saúl, velocidad y regate en la derecha; Abraham, dispuesto a tomar galones y dar ese último pase. Todos son importantes. Y uniendo y dando fuerza: un corazón, un guerrero: Ruben Sanz. El capi está en todas partes poniendo el listón muy alto y dirigiendo a su ejército.

Repasando todo esto me vuelvo a acordar de otro nombre: Esteban Márquez, El Gran Presidente. Cogió al equipo en vías de desaparición y arruinado. Lo reflotó, lo mimó como quien mima a un hijo: con cariño y mano dura también. Y lo puso en el mapa gracias también a su mano derecha, Julián Villena, actual presidente. Hombre callado, pero eficiente como pocos. Dos ejemplos de presidentes.

Los jugadores aquí viajan siempre en autobús, en hoteles a veces de dos y tres estrellas, cargando porterías y recogiendo balones. Aquí se viene a trabajar, y a morder porque hay hambre de éxito. "El techo lo pone nuestra ambición" dice Anquela. ¡Ah! Y Nico a fichar a coste cero. Por eso no hay deudas ni con hacienda, ni con proveedores, ni con jugadores.

Esto no es una casualidad. Es fruto del trabajo, el esfuerzo y la perseverancia de un club donde todos importan y son necesarios. Hay fallos, como en todos los sitios, pero cuando los hay se buscan soluciones. Por cierto, para los que dicen que el Alcorcón no puede estar en Primera porque no tiene campo, o que no le interesa (¡yo alucino!), una reflexión: Quizá el modelo humilde del Alcorcón sea el que nos espera en el fútbol en los próximos años. Mejor este modelo que equipos en concurso de acreedores y deudas millonarias en Primera División. En el Alcorcón se mira hacía delante con ilusión y respeto a los equipazos que les esperan y con una consigna clara: "De este Sueño no queremos despertar".

No hay comentarios :

Publicar un comentario