viernes, 29 de junio de 2012

'Capotelli' se cena a Alemania

Balotelli celebra su segundo gol ante Alemania / Reuters
Muchos nos mofamos de ella y ahora bajamos la cabeza. El menosprecio nunca es bueno y menos cuando hablamos de Italia. Pueden tener más o menos talento, ser más o menos defensivos, pero la competitividad siempre está presente por defecto, la tienen en la sangre. Sin duda, tendré que tenerlo en cuenta cuando analicemos a priori a los equipos participantes en este tipo de torneos.
Además, si a su alto nivel competitivo se le suman el talento de jugadores como Pirlo, Cassano o Balotelli, no existe ninguna cota inalcanzable para ellos. Lo demostraron de nuevo ayer, derrotando a uno de los dos máximos favoritos para alzarse con la Eurocopa. Alemania se vio desbordada por la clase de Pirlo, que se basta solo para dominar el centro del campo en casi todos los partidos; la magia de Cassano, que no se cansó de encarar y desbordar a una de las sensaciones del torneo, el central alemán Hummels; y la efectividad de Balotelli, tan extravagante como impredecible, capaz de no aparecer en todo un partido y provocar su expulsión en los últimos minutos y también de ser tan resolutivo como los mejores del mundo, como sucedió ante Alemania. Incluso Neuer acabó aplaudiendo el segundo tanto del delantero del Manchester City. Los de Joachim Low solo pudieron conseguir un gol de penalti y a base de empuje. El juego demostrado durante todo el torneo se diluyó en el momento más inoportuno y eso, unido al buen hacer de Italia, acabó con la andadura germana en la Eurocopa de Ucrania y Polonia.
Prandelli ha conseguido imprimir una manera distinta de jugar al combinado italiano. Mantienen la solidez defensiva de siempre con dos centrales de nivel ostensiblemente inferior a sus predecesores: ni Bonucci ni Barzagli llegan a la calidad y la contundencia que Nesta y Cannavaro han mostrado en el centro de la zaga italiana en los últimos años, pero están ofreciendo un rendimiento excepcional. En el centro del campo, Marchisio, Pirlo, De Rossi y Montolivo combinan talento y oficio para crear y destruir, mientras que Cassano pone la magia (mientras le aguanta el físico) y Balotelli, el gol (cuando le apetece).
De este modo, España e Italia cerrarán el torneo tal como lo empezaron, aunque esta vez no valdrá el empate. El hecho de haber jugado ya el uno contra el otro en el torneo disminuye la capacidad de sorprender de ambos, si bien los recursos tácticos de España son más y mejores que los de los italianos. Algunos, incluso, totalmente aparcados, como los de Mata y Llorente, aún a la espera de debutar en la Eurocopa. Yo apuesto por que Del Bosque volverá a confiar en Cesc de nuevo como titular, y las opciones de los delanteros puros y los extremos esperando su oportunidad en el banquillo. Veremos si España deja pasar su oportunidad de pasar a la historia como un equipo de leyenda o deja su firma como la primera selección en encadenar tres títulos consecutivos (eurocopa, mundial, eurocopa).

No hay comentarios :

Publicar un comentario