viernes, 4 de mayo de 2012

¿Te acuerdas de... Toni?

UN PORTERO CAMPEÓN OLÍMPICO
Cromo de Toni, Temporada 93-94 / Minuto 91
Hay veces en las que un hecho puntual marca tu carrera. Fue el caso de Djukic, que marró aquel penalti que puso la liga en bandeja para el FC Barcelona en 1994. Algo parecido vivió Arconada, entre cuyas piernas pasó el balón de Platini que echó por tierra su gran Eurocopa y acabó con las aspiraciones españolas de lograr el título de 1984. Cardeñosa tampoco es ajeno a esto, pues solo se le recuerda por fallar un tiro a bocajarro ante Brasil en el Mundial de Argentina de 1978. Pues bien, nuestro protagonista es uno más en este grupo de grandes profesionales marcados para siempre por errores puntuales.

Antoni Jiménez Sistechs, Toni, (La Garriga, Barcelona, 12 de Octubre de 1970) fue un portero internacional español que desarrolló la mayoría de su carrera en el RCD Espanyol. Era un portero menudo, rápido y de grandes reflejos. Como futbolista dio sus primeros pasos en las categorías inferiores del Barça y pronto pasó al Figueres, donde vivió su primera experiencia profesional desde 1990 hasta 1992.

Selección que ganó el Oro en Barcelona 92 / Marca.com
El catalán fue el portero titular de la España que se alzó con el Oro olímpico en Barcelona 92. El técnico Vicente Mieira confió en él por delante de Cañizares y no le defraudó. El guardameta mantuvo su portería imbatida hasta la final, que acabó 3-2 ante Polonia. En aquel equipo ya destacaban jugadores como Guardiola, Kiko, Luis Enrique o Alfonso.

Fue en este momento donde apareció su principal valedor: José Antonio Camacho. A él le debe gran parte de su éxito en el fútbol de élite, pues apostó por él en 1992 para llevárselo al Rayo Vallecano. Tras abandonar el técnico la disciplina vallecana, siguió confiando en el portero catalán y lo fichó para el RCD Espanyol, donde Toni alcanzó su máximo nivel. Pero no acabó aquí la relación Camacho-Toni. En 1998, siendo Camacho seleccionador nacional, confió en él para ocupar la portería de España en once ocasiones. Disputó varios partidos de la fase de clasificación para la Eurocopa del 2000 pero la irrupción de Iker Casillas acabó impidiéndole su participación en el torneo.

No obstante, la de Toni fue una carrera plena, siempre compitiendo al máximo nivel. En 1998 se hizo con el Trofeo Zamora tras encajar solo 31 goles en las 38 jornadas de liga. Un registro admirable si tenemos en cuenta que su equipo acabó la liga en décimo lugar y que el primer clasificado de aquel año, el  FC Barcelona, recibió 56 goles.

Sin embargo, si por algo se recuerda a Antoni fue por el error garrafal que cometió con el Atlético de Madrid en la final de Copa del Rey del 2000 ante el Espanyol en Mestalla. Eran los primeros minutos de partido y Toni atrapó un inocente disparo blanquiazul lanzándose al suelo. Tamudo quedó agazapado detrás de la portería esperando un posible despiste del guardameta. Este llegó cuando Toni, confiado, botó el balón para ponerlo de nuevo en juego. El delantero catalán, hábil cual ratón, le quitó el balón con la cabeza y le regateó para marcar a placer y sentenciarle de por vida. La imagen del cancerbero pidiendo perdón a su afición tras perder el partido ya forma parte de la historia de nuestro fútbol.

Aquella temporada con el club rojiblanco fue para olvidar. En lo general, el equipo descendió a Segunda División; en lo particular, Toni no tuvo un papel afortunado, pues se mostró siempre inseguro. Prueba de esto fue el error que cometió ante el Murcia en La Condomina: Toni intentó despejar incomprensiblemente un balón que iba fuera y acabó metiéndolo en su propia portería.

Tras su paso por el Atleti, el portero fichó por el Elche en 2002 y al año siguiente recaló de nuevo en el Espanyol, donde estuvo una temporada, cerrando el círculo de su trayectoria como futbolista al retirarse en el club que le vio hacerse un hombre.

Actualmente Toni es el segundo entrenador del Espanyol que dirige Mauricio Pochetino.




No hay comentarios :

Publicar un comentario