sábado, 12 de mayo de 2012

Maneras de complicarse la vida

Interior del Estadio de Vallecas / rayovallecano.es
Llegó el final de la competición liguera. En este fin de semana se jugarán los últimos encuentros que pondrán el broche a una temporada en la que ha habido de todo. Desde equipos revelación hasta grandes decepciones que se han ido acentuando con el paso de las jornadas. El Rayo Vallecano es el claro ejemplo de ambos casos. El equipo madrileño ha visto las dos caras de la moneda. De un equipo que pudo ser a otro que se la jugará mañana a una carta.

Un partido, tan solo una oportunidad le queda al conjunto franquirrojo para que el sueño de poder llegar a Europa no se convierta en la pesadilla de bajar a segunda. El partido que se vivirá mañana en el Estadio de Vallecas será un cara a cara entre dos clubes que se la juegan. Una derrota por parte de cualquiera de los dos podría ir acompañada de un descenso automático. Granada y Rayo, Rayo o Granada. Uno de los dos puede acabar en el pozo. De todos los enfrentamientos pendientes de la salvación, este es, probablemente, el de mayor transcendencia. Ni Villarreal, ni Zaragoza, a pesar de ser el peor posicionado, tendrán rivales tan directos. El “submarino amarillo” se verá las caras con un Atlético de Madrid que llegará con la resaca europea, mientras que el equipo maño se medirá a un Getafe ya salvado en el Estadio Alfonso Pérez que, para más inri,  llegará al lleno absoluto gracias a la afición visitante.
Gran tarde-noche de sufrimiento la que le espera a ambas aficiones. El equipo granadino ha vivido, en prácticamente la totalidad del curso, coqueteando con los puestos de abajo. Por su parte, los de José Ramón Sandoval sufrirán en sus carnes las consecuencias del trabajo mal hecho, de dejarlo todo para el final, de esperar a los exámenes de recuperación. Todo esto les pasará por la cabeza cuando tengan que saltar mañana al verde. Con el paso de los encuentros, el conjunto de la capital se ha ido marchitando considerablemente. Rozó los puesto europeos, hasta en cuatro ocasiones ocuparon la octava posción, y se mantuvo en la parte media de la tabla clasificatoria durante una buena parte del año.
Todo para nada. El hipotético descenso a la Liga Adelante podría suponer la salida de muchos de sus jugadores que en esta temporada han dado el do de pecho. Algunos como Michu, Diego Costa o Lass tienen las horas contadas en el barrio madrileño. Sin ellos y en segunda la cosa se complicaría. Por ello y por su afición, la cual ha dado un ejemplo de fidelidad absoluta, esperemos que el año que viene en Vallecas se sigan respirando aromas de equipo de primera.

No hay comentarios :

Publicar un comentario