martes, 29 de mayo de 2012

El camino hacia Primera: Deportivo de La Coruña

 RIAZOR LLORA DE EMOCIÓN CON EL REGRESO DEL DÉPOR A PRIMERA DIVISIÓN
Los jugadores celebran el ascenso / Marca.com

Daniel Gálvez Argibay. El Dépor vuelve a ser de Primera. Tras un año en el infierno, el conjunto coruñés consumó este domingo el ascenso tras remontar ante el Huesca (2-1), convirtiendo en una auténtica fiesta el  estadio de Riazor. Núñez adelantó al equipo oscense en el minuto 33, pero Riki (min. 40) y Xisco (min. 70) dieron la vuelta al marcador en un partido histórico para el deportivismo.

Tras descender el año pasado a Segunda División después de veinte temporadas en la élite, la afición deportivista, lejos de dar la espalda a su equipo, batió todos los récords de abonados llegando a la escalofriante cifra de 25.000 socios. Esto no ha sido más que una muestra de agradecimiento a un equipo que hasta hace muy poco tiempo despuntaba en la Champions League logrando épicas remontadas como la que cosechó ante el Milan.

En su proyecto en Segunda División, el Deportivo de La Coruña apostó por el técnico José Luis Oltra que ya había conseguido ascender a la máxima categoría al Tenerife, y dio continuidad a la mayor parte de la plantilla que en la última jornada de la temporada 2010/2011 había descendido de categoría (tan sólo se fue Adrián y llegaron Ayoze, Salomao y Bruno Gama).

Tras diez jornadas de Liga en las que el equipo sembró muchas dudas, situándose fuera de los puestos de play-off, a partir del mes de diciembre el equipo deportivista logró encadenar 17 victorias en 19 partidos, que lo encaramaron a lo más alto de la clasificación.

Una de las claves de esta gran racha fue la aparición de la figura de Valerón, que con su calidad logró engrasar todo el juego del equipo. También la velocidad, el regate y las asistencias de Guardado y Bruno Gama, así como la pegada de Lassad y Riki (cada uno con 14 goles), fueron fundamentales para el devenir de la temporada.

Junto a estos protagonistas, también hay que destacar la sobriedad en la portería de Aranzubia, la lucha y recuperación de balones de Juan Domínguez y Álex Bergantiños, y sobre todo la consistencia atrás de Diego Colotto, que además logró goles de altísimo valor. En las últimas jornadas se sumó a la fiesta el delantero Xisco, que con dos tantos importantísimos, selló el ascenso a la Liga BBVA.

El resumen de toda la temporada podría ser que el Deportivo fue un conjunto que, pese a no jugar como los ángeles e incluso muchas veces ser dominado por su rival, demostró una pegada demoledora. Y el valor de haber logrado el ascenso tan sólo un año después de descender es que, de no haberlo conseguido, el conjunto que preside Augusto César Lendoiro probablemente hubiera tenido que comenzar de cero un nuevo proyecto (la ficha de muchos jugadores era inasumible en Segunda División) y quién sabe cuántos años más nos quedarían para poder volver a ver brillar a ese Super Dépor que a tantos españoles nos hizo enorgullecer en la década de los 90.

1 comentario :